La teoría del valor de Kevin Carson (III)

Jun 4 • Mutualismo • 1447 Views • 1 Comment on La teoría del valor de Kevin Carson (III)

studies

“The natural wage of labor is its product” -Benjamin R. Tucker.

En mi opinión, este es uno de los capítulos más interesantes del apartado de la teoría del valor de Kevin Carson (antes de comenzar con su propia “marginalización” del valor-trabajo en los capítulos siguientes), ya que trata de salir al paso de las objeciones de Bohm-Bawerk a la teoría del valor clásica.

Independientemente de que lo haya conseguido, su punto de vista en este debate puede ser un buen contrapeso al marginalismo austriaco clásico, que suele despreciar los factores psicológicos y económicos que producen la equivalencia a largo plazo entre precio y trabajo.

Traducido por Horacio Langlois, como los dos anteriores.


C. Los marginalistas contra Ricardo

Aunque las subsecuentes críticas marginalistas hacia Ricardo eran más cuidadosas, Jevons encendió la salva de apertura en forma bastante radical. Formuló explícitamente su teoría a base del valor de utilidad en oposición a la teoría del trabajo. En su Introducción a The Theory of Political Economy, escribió:

Las repetidas reflexiones y preguntas me han conducido a una opinión algo nueva: que el valor depende completamente de la utilidad. Opiniones predominantes hacen al trabajo más bien que la utilidad el origen del valor; y hay aún los que afirman claramente que el trabajo es la causa del valor. Demuestro, al contrario, que solo tenemos que remontarnos con cuidado hacia las leyes naturales de la variación de la utilidad, dependiendo de la cantidad de materia en nuestra posesión, para llegar a una teoría del cambio satisfactoria, de la cual las ordinarias leyes de la oferta y la demanda son una consecuencia necesaria. Esta teoría está en armonía con los hechos; y, siempre que haya cualquier razón evidente para creer que el trabajo es la causa del valor, obtendremos una explicación de esta razón. El trabajo se concibe a menudo para determinar el valor, pero sólo de manera indirecta, variando el grado de utilidad de la materia por aumento o disminución de su suministro.

Sobre esta oposición, la cruda aserción de que la utilidad determina el valor parecen completas tonterías. La única forma en que un proveedor puede asignar sus bienes según su utilidad al comprador, es si está en una situación de monopolio que le permite asignarla independientemente del mercado, sin respeto de los costes de producción. Pero calificando esta declaración para tratar la utilidad marginal como una variable dependientemente determinada por las cantidades que poseemos, hace evidente que la influencia del valor sobre el precio asume una instantánea del equilibro de la oferta y la demanda del mercado en un momento dado. Este también es un defecto de la teoría de la utilidad austriaca, que fue desarrollada por Böhm-Bawerk y sus seguidores austriacos, hasta hoy día. No solo los austriacos más actuales trataron inadecuadamente la dimensión del tiempo, sino que se forzaron a una posición de escepticismo radical en cuanto a las nociones del “precio de equilibrio”, para evitar un entendimiento marshalliano del efecto dinámico de los costes de producción sobre el precio, por el efecto del suministro sobre el precio del mercado. Al grado que Jevons admitió la dimensión del tiempo, e hizo del suministro en sí mismo una función de la respuesta del proveedor al precio del mercado, también fue forzado a admitir el efecto del trabajo sobre el valor en “forma indirecta”, del mismo modo que Marshall más adelante haría con sus famosas tijeras.
Böhm-Bawerk analizó mejor sistemáticamente las excepciones a la teoría laboral y al principio del coste. Al obrar así, sin embargo, fue forzado a admitir una áspera correlación estadística entre el coste y el precio en los casos de bienes reproductivos; y en tal admisión, fue forzado a reducir su argumento a sutilezas sobre el nivel de generalidad requerido de una teoría del valor. Así, habiendo Böhm-Bawerk fijado los términos de la discusión, nos deja proceder a examinar su lista de excepciones a la teoría del precio de coste de Ricardo. Comienza su crítica con una declaración general:

La experiencia demuestra que el valor de intercambio de los bienes se mantiene en proporción a aquella cantidad de trabajo de sus costos de producción sólo en el caso de una clase de bienes (mercancías), y aún entonces solo aproximadamente. Conociendo esto como debe ser, considerando que los hechos sobre los cuales descansa son tan familiares, muy raras veces es estimado en su valor apropiado. Desde luego todos, incluyendo a los escritores socialistas, convienen que la experiencia no confirma completamente la ley del trabajo. Sin embargo, comúnmente se imaginan que los casos en los que los hechos reales confirman que el principio del trabajo conforman la regla, y que los casos que contradicen el principio forman una relativamente insignificante excepción.

Como ya veremos más tarde, es de validez cuestionable medir cuantitativamente las excepciones a la ley del valor; tiene más sentido tratar el efecto del coste como una generalización del primer orden, y luego tratar excepciones de escasez como desviaciones de segundo orden de esta generalización. Éste era el acercamiento de Ricardo, en tratar el coste y la escasez como principios gemelos del valor, y de Marshall, con sus tijeras. Cuanto más largo sea el plazo de tiempo, mayor será la influencia del coste sobre el precio de los bienes cuyo suministro puede ser aumentado en respuesta a la demanda, y las rentas de escasez demuestran ser las excepciones a corto plazo por las cuales se desvía el principio de coste.
La primera excepción de la lista de Böhm-Bawerk a la teoría laboral del valor era para las mercancías escasas de suministro inelástico.

1. De los alcances de la ley del trabajo son excluidos todos los bienes “escasos” que, por obstáculos legales o reales, no pueden ser reproducidos en absoluto, o pueden ser reproducidos sólo en cantidad limitada. Ricardo nombra, por medio del ejemplo, estatuas raras y cuadros, los libros escasos y las monedas, vinos de calidad peculiar, y añade a la observación que tales bienes forman sólo una muy pequeña proporción de los bienes que son diariamente cambiados en el mercado. Si, sin embargo, consideramos que a esta categoría pertenece la tierra, y, además, aquellos numerosos bienes en los que entran en juego en la producción las patentes, derechos de autor, y secretos de fabricación, nos encontraremos con que el grado de estas “excepciones” de ninguna manera es insignificante.

Los bienes que son permanentemente inelásticos en el suministro son, de verdad, la excepción más fundamental a la teoría laboral del valor de Ricardo. Tales bienes completamente inelásticos son, sin embargo, una parte relativamente menor de todas las materias primas. La producción de la mayor parte de bienes, tarde o temprano, puede ser ampliada a un nivel suficiente para satisfacer la demanda. Para tales bienes elásticos, la única cuestión es la duración requerida para tal ajuste. Böhm-Bawerk trató aquella “excepción” (no realmente una excepción en absoluto, como nosotros veremos, ya que esto de ningún modo viola la correspondencia entre el valor del trabajo y el precio de equilibrio) en su cuarto punto, citado más abajo. En cuanto al ejemplo de las obras de arte raras, etc., el mismo Böhm-Bawerk admitió que Ricardo las había reconocido.
El grupo final de excepciones —la tierra, las patentes, etc.— merece una más cercana consideración. Böhm-Bawerk amontonó todos los bienes de suministro inelástico, independientemente de si su inelasticidad es resultado de “obstáculos reales o legales”. Pero la versión mutualista de la teoría laboral del valor indica que, excepto los bienes naturalmente de oferta inelástica, el beneficio es resultado del intercambio desigual —si el mismo es resultado de la intervención estatal en el mercado. Al grado que la escasez de la tierra es natural, y los reclamos del propietario ausente no se hacen cumplir por el Estado, la renta económica sobre la tierra es una forma de alquiler de la escasez que prevalecerá bajo cualquier sistema. Pero al grado que la escasez es artificial, siendo resultado del gobierno o restricciones del propietario ausente contra el acceso a la tierra libre, o la renta del propietario sobre aquellos que realmente ocupan y utilizan la tierra, la concepción mutualista es que tal renta es una desviación del valor de cambio normal causado por el intercambio desigual. Las patentes, asimismo, son también desviaciones, no siendo nada más que un monopolio impuesto por el Estado. Tales ejemplos, por lo tanto, no tienen ningún porte absoluto sobre la validez de la teoría laboral del valor.
En su segundo ítem en la lista de excepciones, Böhm-Bawerk mencionó el producto del trabajo profesional. En el proceso de su discusión, ridiculizó la tentativa de Marx de salvar un estándar de tiempo de trabajo abstracto reduciendo el trabajo experto a un múltiplo de trabajo común. En esto, Böhm-Bawerk estaba en lo correcto. La validez de esta crítica es un factor en nuestra tentativa de adaptar la teoría laboral del valor sobre la base subjetiva de Hodgskin y Smith de “trabajo y apremio”, en el lugar del tiempo del trabajo incorporado por Ricardo y Marx. Esto será discutido detalladamente en un capítulo posterior.
En la tercera clase de excepciones, similarmente, incluyó a “aquellas mercancías —no es, en verdad, una clase muy importante— que son producidas por trabajo anormalmente mal pagado”. Pero la teoría laboral del valor, como Ricardo la formuló al menos, declaró que los valores de cambio de los bienes son regulados por la cantidad de trabajo incorporado en ellos —no por los salarios del trabajo. Y según la versión mutualista de la teoría, los salarios bajos en lo referente al producto total del trabajo son un resultado del intercambio desigual entre capital y trabajo dentro del proceso de producción.
La excepción más importante, después de la primera, es la cuarta: las fluctuaciones de los precios de los bienes por encima y por debajo del eje de su valor-trabajo, en respuesta a los cambios de la oferta y la demanda.

4. Una cuarta excepción a la ley del trabajo puede encontrarse en el familiar y mundialmente admitido fenómeno, de que aún aquellos bienes, en los cuales el valor de cambio corresponde completamente con los costos del trabajo, no muestran esta correspondencia en cada momento. Por las fluctuaciones de la oferta y la demanda su valor de cambio es puesto a veces por arriba, a veces por debajo del nivel que corresponde a la cantidad de trabajo incorporado en ellos. La cantidad de trabajo sólo indica el punto hacia el cual el valor de cambio gravita —no cualquier punto fijo de valor. Esta excepción, también, a los adherentes socialistas al principio laboral les parece que es demasiado ligera. De hecho la mencionan, pero la tratan como una pequeña irregularidad transitoria, cuya existencia no interfiere con la gran “ley” del valor de cambio. Pero es innegable que justo estas irregularidades se dan en muchos casos donde el valor de intercambio es regulado por otros determinantes que la cantidad de costes de trabajo. Podrían en todos los casos haber sugerido la pregunta de si no hay quizás otro principio más universal del valor de cambio, con el cual podía ser detectable, no sólo las formaciones regulares, sino también aquellas formaciones del valor que, desde el punto de vista de la teoría del trabajo, parecen ser “irregulares”. Pero nosotros vemos en vano para cualquier investigación tal pregunta entre los teóricos de esta escuela.

De hecho, esta cuarta excepción está absolutamente desprovista de sustancia, a no ser que uno adopte la posterior postura de la escuela austriaca de escepticismo epistemológico radical hacia la noción del “precio de equilibrio”. Y si, como Böhm-Bawerk dijo, el mismo Ricardo admitió la existencia de aquella excepción, sólo puede deducirse que Ricardo no lo vio como un defecto fatal en la teoría laboral. Parece seguirse que la diferencia entre las opiniones de Böhm-Bawerk y Ricardo es la importancia del fenómeno —en el caso de Böhm-Bawerk, la verdadera tarea sería mostrar que Ricardo se confundía en sus visiones la constitución de una teoría adecuada.
La teoría laboral de Ricardo no acababa de asumir implícitamente tal fluctuación, pero dependía de ella. Esto era solo en un cierto plazo de la competencia, y la respuesta de productores y consumidores al precio del mercado fluctuante, era el precio de equilibrio que continuamente gravitaba alrededor del valor del trabajo. Y Marx lo dijo más explícitamente, como veremos abajo.
Ricardo trató principalmente el “valor” y el “precio” como sinónimos, y demandó solamente que el valor se aproximaba al trabajo incorporado por el período de tiempo. Marx, por otra parte, usó el “valor” en cierto modo mucho más cercano al precio de equilibrio. Ambos, entonces, afirmaron simplemente que el precio de equilibrio de los bienes de oferta elástica se acerca a su valor de trabajo. Y para ambos, las fluctuaciones de los precios bajo la influencia de la oferta y la demanda eran el mecanismo mismo por el cual operaba la ley del valor.
Por último, Böhm-Bawerk señaló, en una quinta exposición, aquellos casos en los que los precios “constantemente” divergían del valor-trabajo, “y que no se considera” en la medida en que se producción “exigirá un mayor avance del trabajo ‘previo’…”. Si se estaba refiriendo a la amortización de gastos pesados de capital, no presenta en absoluto un problema para la teoría laboral, habida cuenta de que se considera el capital como trabajo pesado acumulado. Si se refería a los problemas que presenta la teoría laboral del valor ante las diferentes composiciones orgánicas del capital y la tasa general de ganancia, no está a nuestro alcance un largometraje del estudio de esta cuestión. Baste decir que así Ricardo como Marx, reconocieron las diferentes composiciones del capital como un factor de distorsión; y Marx vio la tasa general de ganancias sólo como la redistribución de los excedentes de valor, por lo que es un funcionamiento indirecto de la ley del valor. Y desde el punto de vista mutualista, el lucro y el interés son las ganancias del monopolio del capital resultantes de la intervención estatal en el mercado; para el mutualismo, la tasa de ganancia (a excepción de la relativamente pequeña parte de los beneficios netos resultantes de la preferencia temporal, que se tratará en el capítulo 3) es simplemente otro ejemplo de las distorsiones de los “valores normales” provocadas por el intercambio desigual.
Böhm-Bawerk resumió todas las desviaciones de la ley del trabajo, y llegó a la conclusión de que la teoría laboral del valor “no puede sostenerse en absoluto en los casos de una proporción muy considerable de bienes; en los demás casos, no puede sostenerse siempre, y nunca exactamente. Estos son los hechos de la experiencia con los cuales los teóricos del valor tienen que contar”.
La caricatura de muñeco de paja de la teoría laboral que Böhm-Bawerk intentó demostrar, obviamente, no se mantuvo bien firme en absoluto ante su ataque. Pero entonces, los muñecos de paja son deliberadamente construidos para ser derribados. Así habría tenido mucho sentido decir que la ley de gravedad se ve invalidada por todas las excepciones presentadas por la resistencia del aire, el viento, los obstáculos, el esfuerzo humano, y así sucesivamente. La fuerza actúa en todo momento, pero su funcionamiento es siempre calificado por la acción de fuerzas secundarias. Pero es claro, en el caso de la gravedad, que es fenómeno de primer orden, y las desviaciones son de un segundo orden al suyo.
Ricardo hacía entre bienes reproducibles y no reproducibles una distinción, por cierto, bastante engañosa. Aunque los bienes cuya oferta es absolutamente limitada en relación con la demanda son una parte relativamente pequeña de todos los productos básicos, no es menos cierto que incluso los bienes reproducibles necesitan un mayor o menor tiempo para acomodarse a la demanda. En cualquier momento dado, el precio de la mayoría de los productos básicos es, probablemente, más o menos el valor-trabajo, como consecuencia del desequilibrio entre la oferta y la demanda. Es sólo con el tiempo que se aproxima a los precios del valor-trabajo. Así que, en lugar de subrayar la insignificancia de la escasez cuantitativa de las desviaciones de los costos, Ricardo habría sido más preciso al hacer hincapié en el carácter de tales desviaciones de fenómenos secundarios en el proceso general por el que el precio de equilibrio se aproxima al valor-trabajo.
Pero los austriacos son culpables de su propia ambigüedad. Aunque Menger y Böhm-Bawerk consideraran que la influencia de los costos de producción prácticamente irrelevante en todos los casos de escasez, no tenían exactamente muy claro lo que significaba escasez.
Menger distinguía los bienes económicos, que se caracterizaban por la escasez, de los bienes no-económicos: “la diferencia entre los aspectos económicos y no-económicos de los bienes está fundada en última instancia sobre la diferencia… en la relación entre las necesidades y las cantidades disponibles de bienes…”. De los bienes no-económicos señaló:

La relación responsable de la falta de carácter económico de los bienes consiste en que las necesidades de bienes son menores que las cantidades disponibles. Por lo tanto, siempre que hay porciones de todo suministro de bienes no-económicos, están relacionados con alguna necesidad humana… Por lo que la no satisfacción depende del control que tengamos de cualquiera de las unidades que tengan un carácter de bien no-económico….

El problema, sin embargo, es que los bienes casi nunca se encuentran “no-económicos” en el sentido de no tener valor de cambio en absoluto. A menos que un suministro ilimitado de un bien se encuentre en su punto de consumo, y no se requiera ningún esfuerzo asignarlos, este adquiriría algún valor por el esfuerzo necesario de transportarlo al usuario final en su forma utilizable. Incluso cuando un pueblo está rodeado de bosques, sin límite en la cantidad que puede ser reproducido por un individuo en su casa, la leña tiene un valor de cambio. Incluso en Cockaigne o Big Rock Candy Mountain, uno debe hacer un esfuerzo de selección de los pollos asados, de los arbustos o bañar el whisky de la corriente (¿?).
Discípulo de Menger, Böhm-Bawerk dispuso de la escasez de la demanda en relación con la base del valor. El valor económico requiere “escasez así como utilidad—”

No escasez absoluta, sino escasez relativa a la demanda de un tipo particular de bienes. Para decirlo más exactamente: cuando el valor del conjunto de las existencias de bienes adquiridos no es suficiente para cubrir lo que queramos dependiendo de ellos para nuestra satisfacción, o cuando la población no dispone de los bienes suficientes.

Y esta escasez, como lo dice Böhm-Bawerk, es la escasez de los “bienes presentes”:

Ahora se puede demostrar —y con esto llegamos a la meta de nuestra larga investigación— que la actual oferta de bienes debe ser numéricamente inferior a la demanda. El suministro, incluso en la nación más rica, está en este momento limitado por la cantidad de riqueza del pueblo. La demanda, por otra parte, es prácticamente infinita…

Este concepto de “escasez”, como es utilizado por Menger y Böhm-Bawerk, tiene tres problemas. En primer lugar, como ya hemos sugerido anteriormente, que la escasez y la utilidad que dependen del equilibrio de la demanda y los “bienes presentes” en el momento actual, ignoran el factor dinámico. Al tomar el equilibrio de la oferta y la demanda en un momento del mercado como una “foto”, y derivar en este contexto el valor de la “utilidad”, no tienen en cuenta el efecto de los precios a corto plazo sobre el futuro comportamiento de los agentes del mercado: el mecanismo a través del cual en el tiempo se aproximan al precio del costo.
En segundo lugar, se confunden dos tipos de escasez: 1) el tipo de escasez que hace a los bienes económicos (es decir, la dificultad de la producción o el esfuerzo suficiente que se exige para su apropiación o la desutilidad de adquirirlas en un formato utilizable); y 2) el tipo de escasez en la que un producto sea más o menos de oferta inelástica, de tal manera que no pueden ser producidos en cantidades proporcionales a su esfuerzo. En cierto sentido, el primer tipo es creado para enfrentar a un hombre de paja: como hemos dicho, prácticamente no hay bienes no-económicos.
Y en tercer lugar, la afirmación de que la demanda es prácticamente infinita en relación con la oferta es engañosa. La “demanda” no es una variable independiente, sino que depende de los precios a los que los bienes están disponibles. Para ser “reproducibles”, en el sentido ricardiano, un bien necesario no puede reproducirse sin límite, las cantidades que una persona está más dispuesta a consumir, no tienen costo. Sólo han de ser reproducibles en las cantidades para las que existe una demanda efectiva en el costo de producción. Y tal y como se ha señalado más arriba, independientemente del grado de elasticidad, siempre que la oferta pueda adaptarse a la demanda, el precio de equilibrio se aproximará a los costes de producción.

Related Posts

One Response to La teoría del valor de Kevin Carson (III)

  1. The Langlois says:

    Coincido en que el trabajo de Carson es bastante interesante. No obstante creo, si bien no pude leer su teoría completa del valor, que la misma vislumbra que sólo puede operar bajo condiciones muy restrictivas (algo muy marshalliano). Para que se cumpla la “ley del valor” el mercado debe ser de oferta elástica, se divide tajantemente entre corto y largo plazo, siendo el nebuloso largo plazo el momento en el que tal ley opera, etc. La teoría de la utilidad marginal es mucho más general y explicativa.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

« »