Una explicación sencilla de por qué no funciona el comunismo libertario

Jul 19 • Mutualismo • 3535 Views • 6 Comments on Una explicación sencilla de por qué no funciona el comunismo libertario

 

 

Comúnmente se reprocha a los anarquistas de mercado que su crítica del comunismo libertario se centra en la naturaleza humana, la cual consideran desde un punto de vista pesimista. De esa forma, la diferencia entre los anarquistas de mercado (mutualistas, geoístas y agoristas) y los comunistas libertarios se reduce a sus concepciones de la naturaleza humana.

Image Hosted by ImageShack.us

 

En realidad, la crítica alrededor del cálculo económico racional es aplicable a un mundo de individuos perfectamente sabios y bondadosos. Veamos.

 

Todo sistema, para producir y distribuir los productos del trabajo y de la tierra, debe recoger ciertas informaciones del entorno que le faciliten la tarea, por ejemplo, cuáles son los materiales precisos para la producción, en qué cantidad disponemos de esos materiales, cuánto están dispuestos a trabajar los productores para adquirir los productos, etc.

 

Hasta ahí, comunismo libertario y mercado están en igualdad de condiciones: el problema se presenta a la hora de interpretar y conectar esa información. El mercado expresa la cantidad de materiales, la disposición de los productores a adquirirlos (es decir, de trabajar para tal fin) en dinero, mediante los precios de mercado.

Así, en el supuesto de que existiera una misma materia prima X para dos industrias distintas; A y B, el precio de las mercancías fabricadas por A y B (que es la expresión en dinero de la disposición de los productores a adquirir esos productos) marcaría la proporción en que se suministrará la materia prima X a las dos industrias, sin ninguna complicación.

 

Ahora bien, el comunismo libertario es incapaz de reducir toda la información que recoge del entorno a una unidad común, que es la base del cálculo económico racional. Las asambleas libertarias pueden, mediante democracia directa, determinar de qué mercancías disponen los comités, cuáles son necesarias para la producción, qué es necesario producir y cuánto están dispuestos a trabajar los individuos para conseguir los productos (expresado en sudor, horas de trabajo, trabajo a destajo o lo que sea), pero es incapaz de conectar todos estos datos para producir y distribuir adecuadamente los productos.

 

De esa forma, será imposible distribuir la materia prima X entre las dos industrias A y B porque la comuna es incapaz de reducir a una unidad de medida la información de que dispone, y toda asignación de la materia prima que haga entre las industrias será arbitraria, y con casi toda probabilidad no se corresponderá con las necesidades de los consumidores (a pesar de ser esta la consigna central del comunismo).

 

 

 

Aunque no corresponde a este espacio, la única forma de “viabilizar” el comunismo libertario sería a través de un sistema de mercado entre colectividades, conectadas por servicios comunitarios que podrían aprovechar el sistema de precios de mercado externo para suministrar sus servicios, “en base a las necesidades”, cajas de socorro mutuo y bancos populares…coordinados por la central anarcosindical, si se quiere, tal como sucedió en España durante la Guerra Civil Española (aunque no exactamente así).

Related Posts

6 Responses to Una explicación sencilla de por qué no funciona el comunismo libertario

  1. Dirac says:

    Más que una explicación sencilla deberiais determinar que el artículo es una explicación incompleta del supuesto “por qué el comunismo libertario no funciona”.

    Limitar al aspecto económico toda crítica contra el comunismo libertario supone negar todos los otros aspectos que dotar al comunismo libertario de cuerpo y caracter, tales como su concepción materialista de la historia, los modelos y métodos de insurrección y las realizaciones prácticas a lo largo de la historia.

    A la hora de desarrollar los “postulados” del comunismo libertario, varios autores, especialmente Kropotkin dedicaron más trabajos teóricos a cualquier otro tema que al del económico, de las docenas de trabajos, Kropotkin solo dedicó al aspecto económico partes de “La Conquista del Pan” y “Campor, fábricas y talleres”. Esto no quiere decir que su concepción económica esté poco desarrollada o imcompleta, sino que limitar las críticas al comunismo libertario tan solo en los aspectos económicos supone minimizar el trabajo en otros campos y rechazar la ideas anarco-comunistas por el mero hecho del mercado.

    Para finalizar quisiera puntualizar que durantes los años que en España se realizó la llamada Revolución social, la gran mayoría de las colectividades, sobre todo en levante, funcionaron con la total abolición del dinero, y muy pocas comunas usaron el papel-moneda libertario, y los intercambios económicos se hacían en función de las necesidades y las posibilidades de cada colectividad, sin necesidad de que el intercambio fuera total y exactamente equivalente.

    En cualquier caso, llegado el momento, todo esto que ahora comentamos caerá en el más absoluto vacio, la anarquía no es ni mucho menos un sistema social estructurado de antemano, como el capitalismo, el comunismo de Estado, la democracia… la más pura expresión de la anarquía es la libre decisión, en asamblea, y si bien todo esto enriquece el debate y fomenta el pensamiento crítico y la conciencia, será la futura asamblea la que decedirá por libre decisión en responsabilidad, como quieren administrar sus riquezas y bienes.

    Como apuntes personal y sin ofender a nadie, la falsa concepción de los ideales de proudhon con los llamados anarco-cpaitalistas es una unión perniciosa para los primeros, que en ningún caso deriban de corrientes anarquistas, sino capitalistas como una radicalización del minarquismo.

  2. “Como apuntes personal y sin ofender a nadie, la falsa concepción de los ideales de proudhon con los llamados anarco-cpaitalistas es una unión perniciosa para los primeros, que en ningún caso deriban de corrientes anarquistas, sino capitalistas como una radicalización del minarquismo.”

    No es tan exacto eso, primero hubieron anarquistas de mercado -capitalistas o mutualistas- y luego minarquistas modernos. Y aun así la cronología no es lo importante sino la coherencia de los conceptos. Sobre lo otro lo comentaré en otra ocasión.

  3. wg says:

    La economía es la base, Dirac. Como dijo Marx. Con malas ideas económicas el comunismo libertario va a fracasar, o a convertirse en otra cosa (vgr, marxismo).

    Al final, el mercado informal (anarquismo de mercado) es lo que puede salvar al comunismo libertario. Porque ahí es donde se corregirán todos los errores de las asambleas populares planificadoras; ahí es donde la gente encontrará lo que realmente desea o necesita (no lo que le dicen que *debe* desear o necesitar); y ahí es donde encontrará el modo de vivir con decoro sin necesidad de que los soocialistas intervengan para salvarla.

  4. Daniel says:

    Esto es muy correcto. Bien partiendo desde una perspectiva marginalista, la utilidad que los consumidores obtienen de los bienes económicos es desconocida para el planificador, organizador central o sindical. El sistema de precios es el único que logra procesar, organizar y mostrar la información. Porque precisamente eso son los precios: información, cientos y miles de valuaciones individuales. Es imposible que el sindicato, la junta comunal o lo que sea pueda conseguir esta información, casi imposible. Se podría utilizar la matemática de matrices para estructurar una matriz insumo-producto por individuo pero es demasiado caro y habría que demostrar si tal modelo sería consistente. En conclusión el colectivismo es ineficiente para llevar en la espalda toda esta información que el mercado recoge de forma mucho mas racional y eficiente, casi gratuita.

  5. Dirac says:

    En un principio se sustituyó a Dios por el Estado, y ahora se trata de sustituir al Estado por el Mercado. Viva la anarquía…

  6. Victor L. says:

    Dirac;

    la crítica no pretendía ser otra cosa que económica, porque es el aspecto fundamental del comunismo libertario, aunque sus teóricos no le hayan prestado demasiada atención.

    La concepción materialista de la historia, el insurreccionalismo, etc. no son inherentes al anarcocomunismo. Malatesta, por ejemplo, no era materialista.

    Respecto a la Revolución Española, no niego que se experimentara el comunismo libertario, aunque fue mucho más limitado de lo que pretende la propaganda anarcocomunista. Muchos testigos presenciales decían que la distribución la realizaban los comerciantes de siempre, aunque la producción -y la distribución a pequeña escala- fuera controlada por el sindicato.

    Además, la Revolución se aprovechó de los precios exteriores: en Valencia se vendían las naranjas al extranjero, la industria del calzado de la provincia de Alicante exactamente igual, y también desde Barcelona se exportaban productos con el sello de “producido bajo control obrero”. Eso quiere decir que tenían precios de referencia, es decir, mercado…aunque a nivel interno funcionara alguna suerte de comunismo.

    Y de todos modos, una experiencia de uno o dos años escasos no mostraría su viabilidad; los efectos de la ausencia de precios se notan a largo plazo.

    No te entendí cuando dijiste “rechazar la ideas anarco-comunistas por el mero hecho del mercado”.

    Por otra parte, estoy completamente de acuerdo en que debe haber debate entre propuestas anarquistas, y esa era precisamente mi intención. No convenceremos a nadie sin un proyecto serio y viable.

    [El tema de los anarcocapitalistas podríamos tratarlo en el foro, ya que es un tema polémico y no pinta mucho aquí…]

    “En un principio se sustituyó a Dios por el Estado, y ahora se trata de sustituir al Estado por el Mercado. Viva la anarquía…”

    En cierto modo, el comunismo libertario también es un “mercado libre”, si entiendes este como un sistema de intercambio voluntario. No entiendo por qué se demoniza el término.

    Además, si ayuda a realizar los objetivos del socialismo libertario, ¿cuál es la pega?

    Daniel;

    completamente de acuerdo. 🙂

Leave a Reply to Victor L. Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

« »