Nunca he visto a una persona pobre dar a nadie un empleo

Sep 19 • Actualidad • 29829 Views • 5 Comments on Nunca he visto a una persona pobre dar a nadie un empleo

Los compañeros de Errores Puntuales han traducido el nuevo artículo de Kevin Carson en C4SS. Aquí está la traducción:

“Nunca he visto a una persona pobre dar a nadie un empleo”

“Nunca he visto a una persona pobre dar un empleo a nadie”. El cliché se repite comúnmente en la derecha, en las discusiones en contra de lo que ellos llaman “guerra de clases” – no es que haya en realidad mucha discusión por parte de los social-demócratas de izquierda, excepto cuando están luchando en el mismo lado que la derecha. Véase también “Las grandes corporaciones dan trabajo a la gente.” Es un argumento realmente estúpido, si se puede incluso dignificar mediante el uso de esa palabra.

En todas las sociedades en la historia humana, la clase que controla el acceso a los medios de producción y de subsistencia, y por lo tanto controla el acceso al trabajo productivo, es la clase que proporciona todos los “trabajos” que existan.

Supongamos que algún seguidor de Milton Friedman en la antigua Unión Soviética hace treinta años hubiera criticado su sistema de industria de propiedad estatal y la planificación centralizada, y emprendiera una “lucha de clases” en contra de los burócratas encargados de la gestión y planificación estatales. Un apologista de ese sistema podría haber dicho – con tanta verdad como su homólogo norteamericano defendiendo a las grandes empresas – “es la industria estatal la que proporciona todos los puestos de trabajo.” Un clon ruso de Newt Gingrich o Dick Armey podría haber ridiculizado esta guerra de “clase” diciendo que es de personas que “quieren empleo, pero critican a los gestores de la industria estatal que los proveen. ”

Un miembro de la nobleza terrateniente en Francia hace setecientos años podría haber dicho, con tanta justicia como su homólogo estadounidense, “Son los grandes terratenientes que prestan la tierra a los campesinos para que trabajen y se alimenten.”

Todos estos “argumentos” aceptan distribuciones existentes de propiedad y de poder como una cosa natural, sin tener en cuenta o no si se produjeron de una manera justa.

El Estado, por su naturaleza, es el instrumento por el cual algunos extractos de la clase dominante sustraen rentas del trabajo de las clases productivas. En toda sociedad en la historia desde el surgimiento del estado, el estado ha sido controlado por alguna clase que lo utiliza como un instrumento para vivir a expensas de la mayoría productiva.

El capitalismo moderno es un gran avance de los anteriores sistemas de clase en dos maneras. En primer lugar, la clase dominante ha descubierto la manera de permitir suficiente libertad económica para las clases productoras para maximizar la renta se puede quitar de lo que rebasa el nivel de subsistencia.

En segundo lugar, deja por los suelos a sus predecesores cuando se compara la capacidad de “juegos de manos” ideológicos de la clase superior para legitimar el sistema a los ojos de sus súbditos.

En los sistemas anteriores de dominación de clase, como la esclavitud o el señorío, la relación de explotación entre la clase dominante fue gestionada por la coerción directa. No había duda en la mente del esclavo o el siervo que estaba en el extremo débil sobre la relación de poder con aquellos para quienes trabajaba.

El capitalismo moderno, en cambio, falsamente se disfraza como un “mercado libre”, presentando el aspecto de una serie de leyes generales neutras que rigen las relaciones entre los productores libres e independientes. Pero el marco jurídico aparentemente neutral se parece mucho a una de esas viejas máquinas mecánicas que juegan al ajedrez, en el que la “maquinaria” en realidad consistía en una enana en el interior moviendo las palancas.

Las reglas “neutrales” del capitalismo corporativo no son neutrales en absoluto. Son manipuladas para asegurar que la casa gana en la inmensa mayoría de las veces. El capitalismo moderno se fundó en la expropiación de tierras a la mayoría campesina; A día de hoy las mayores extensiones son poseidas a raiz de un título político en lugar de una apropiación debida a su uso en el trabajo de un individuo, y la gran mayoría de los terrenos parados se han apropiado mediante medios políticos y dejados fuera de uso. A través de las barreras legales a la competencia en la oferta de crédito, a través de la llamada “propiedad intelectual”, y a través de una variedad de regulaciones que imponen barreras de entrada a la competencia, el Estado permite a una clase privilegiada de propietarios controlar el acceso a las oportunidades naturales y recoger las rentas de esta escasez artificial.

Como dijo Hagbard Celine, uno de los personajes de la trilogía de R.A. Wilson, Illuminatus!, cuando una serie de aparentemente “intercambios entre iguales” lleva a lo que parece ser un resultado predeterminado, “una función matemática diferenciable, una ganancia constante hacia a un grupo y una pérdida igualmente constante de todos los demás, “es una apuesta segura” que el sistema no es libre o azaroso. Más bien, las normas de fondo del mercado se han fijado de manera que A y B “no negocian de igual a igual. A negocia desde una posición de privilegio otorgada por el Estado; por lo tanto, A siempre se beneficia y B pierde siempre. ”

El capitalismo, Wilson dice en otra parte, es “la organización de la sociedad, incorporando elementos como el impuesto, la usura, el latifundismo, y los aranceles, y por lo tanto niega el libre mercado mientras finge ejemplificarlo.” Los capitalistas ocupan un lugar bajo el capitalismo análoga a la ocupada por los grandes terratenientes en el marco del Antiguo Régimen.

O en palabras de Céline: “No existe un mercado más libre aquí que al otro lado del telón de acero …”

Related Posts

5 Responses to Nunca he visto a una persona pobre dar a nadie un empleo

  1. Kunster says:

    Ése es el típico argumento de los liberales de Libertad Digital (por ejemplo). Hay que ayudar a los empresarios, todo para los empresarios, porque son los que crean empleo.

    El problema es que, en determinadas situaciones, el empresario pasa a ser un elemento pasivo, que sólo cobra una renta. Y la evidencia empírica más directa deja claro que para crear trabajo es innecesaria la presencia de alguien que no hace ningún trabajo productivo, sea el empresario, el apparatchik de turno o el señor feudal.

    PD: ‘a mathematically smooth function’ se traduce como ‘una función diferenciable’… no he podido evitarlo.

  2. Telmo says:

    Ostras Kunster, ¿eres de ciencias? Como se agradece, que alguien se fije eso, ahora voy a cambiarlo (ni me había fijado).

  3. Telmo says:

    Ya, si con ese conocimiento eran mates o física.

  4. Victor L. says:

    Muy buena aproximación a la perspectiva mutualista sobre el capitalismo actual; si Carson fuera buen orador podría levantar a las masas con mensajes como ese.

    Por ponerle alguna pega, creo que es demasiado ingenuo sobre los sistemas de explotación previos al capitalismo (feudalismo, esclavismo, etc.). Yo diría que la justificación ideológica de los señores feudales -los “soldados de Dios”- o de los aristócratas griegos – “los buenos”, “los mejores”- era tan potente como para garantizar la aceptación pasiva de los oprimidos. De hecho, la mayor parte de revueltas campesinas solo trataban de forzar al señor a cumplir su propio juramento feudal; y, en el caso de los esclavos, Atenas jamás sufrió una revuelta servil (a pesar de que, en época clásica, la mayor parte de la población lo era).

    Una prueba de la debilidad ideológica del capitalismo es que ha sido cuestionado muy seriamente desde el principio. Además, los niveles actuales de educación juegan en favor de ideologías más elaboradas como el mutualismo, que previamente estaban restringidas a franjas de población muy pequeñas (obreros muy instruidos e intelectuales heterodoxos) y tendían a ser inaccesibles para la mayoría. Afortunadamente, eso está cambiando.

    Por cierto, muy bien fichaje estos de Errores Puntuales, me alegro de que se amplíe la blogosfera left-libertarian. Muuy buen blog!

    Un saludo.

  5. Hugo says:

    >”PD: ‘a mathematically smooth function’ se traduce como ‘una función diferenciable’… no he podido evitarlo.”

    Gracias por corregirlo. Yo hice la traducción y no tenía mucha idea de como traducirlo. Lo corregiré tb en el original.

    @Victor L, yo creo que Kevin Carson en sus artículos de C4SS intenta ser más didáctico y no tan académico. Por eso la versión de la historia que presenta puede ser simplista.

    Y me alegro que te gustara el nuevo blog.

Leave a Reply to Victor L. Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

« »