El ascenso de la izquierda autoritaria: una perspectiva mutualista

May 26 • Mutualismo • 50129 Views • 26 Comments on El ascenso de la izquierda autoritaria: una perspectiva mutualista

Gramsci diría de la España de hoy que se encuentra en un punto donde “lo viejo no termina de morir y lo nuevo no termina de nacer”. Pero lo más grave es que lo viejo y lo nuevo en este país se confunden hasta perder el sentido. Las elecciones al parlamento europeo del 25 de mayo confirman lo que muchos sospechábamos ya; a saber, que el gran movimiento de oposición contra el régimen tendrá lugar de ahora en los próximos años, cuando ya es evidente que la recuperación no será rápida ni fácil. Izquierda Unida y sobre todo Podemos, el nuevo partido liderado por Pablo Iglesias, se perfilan como aspirantes al trono de la casta política con un 9,9 y un 7,9% de los votos.

El mensaje de Pablo Iglesias ha calado en una masa de parados de larga duración, trabajadores precarios y jóvenes emigrantes que perciben de forma nítida la conexión entre nuestra casta político-empresarial y el deterioro de nuestro sistema político y nuestra economía. Perciben, además, que la salida de la crisis puede y debe realizarse conforme a los intereses de la gran mayoría, en lugar de hacerse conforme a los intereses de la clase dominante. Pero todo su análisis está viciado por un error de raíz que Pablo Iglesias y sus acólitos se han encargado de explotar en su camino hacia el poder. Sus ideas, si llegaran a aplicarse alguna vez, producirían más paro y más miseria; el capital huiría del país y el Estado se vería obligado a adquirir un poder cada vez más colosal y centralizado hasta controlar toda la producción y la distribución —como ya ocurre en Venezuela—. En lugar de liberar a la gente, el programa de la izquierda autoritaria daría lugar a una nueva burocracia soviética, dado que una economía compleja de escala nacional no puede planificarse mediante asambleas de ciudadanos.

Existe, por suerte, un ideal que funde en una misma propuesta revolucionaria los análisis acertados de César Molinas y Daniel Lacalle con las aspiraciones de la calle. Su nombre es el Mutualismo. Suiza, Suecia y Alemania carecen de salarios mínimos, cuentan con leyes laborales mucho menos restrictivas que la española y, sin embargo, sus trabajadores perciben salarios más altos y gozan de condiciones laborales mucho más dignas. Pero la izquierda autoritaria es incapaz de explicar por qué sucede esto. La clave en esta lucha no son las leyes laborales —que con mucha frecuencia se vuelven contra los trabajadores cuando los empresarios deciden no contratar o cerrar sus empresas— sino la correlación de fuerzas entre trabajadores y empresarios. Cuando existe un número creciente de empresarios compitiendo por contratar trabajadores, los salarios aumentan y las condiciones de trabajo mejoran. Muchos emigrantes españoles ya han confirmado esta teoría cuando van a trabajar a países con menos paro, donde cobran más y sus jefes les tratan mejor. Sin embargo, ningún país del mundo ha aplicado este principio hasta sus últimas consecuencias (porque significaría, naturalmente, un ataque mortal contra los intereses de la clase dominante). En España existen multitud de barreras de entrada, impuestos a los autónomos y privilegios que restringen la competencia entre empresarios, perpetúan el paro y fuerzan a los trabajadores a vender su trabajo por menos valor de lo que producen.

El programa de los revolucionarios consiste en eliminar todas estas barreras y privilegios; en permitir que el autónomo viva dignamente sin pagar una cuota desorbitada; en garantizar su trabajo al vendedor ambulante; en alentar que los parados y los recién graduados funden sus propias empresas sin necesidad de pagar impuestos durante mucho tiempo; en eliminar impuesto tras impuesto (en especial, el IVA), concentrándolos paulatinamente en una única contribución sobre el valor del suelo, que es probablemente la única legítima y la menos lesiva para la economía. Además, debemos abolir el monopolio de las patentes, que restringe la innovación y encarece los medicamentos; debemos acabar con los aranceles agrarios, que multiplican el precio de los alimentos; debemos abolir la ley del suelo, que encarece la vivienda y promueve la corrupción;  debemos convertir nuestros colegios y universidades en cooperativas de profesores o padres, libres para experimentar con diferentes modelos educativos; debemos mutualizar la sanidad y la electricidad, para ponerlas en manos del público y evitar los gastos políticos o de monopolio —subvencionando a todo el que necesite estos servicios, que en un contexto como el actual somos mayoría—; y, por último, debemos permitir la máxima libertad bancaria y de emisión para que el ahorro se transforme en crédito, erosionando los beneficios de monopolio y las malas prácticas de los grandes bancos que deben su origen al privilegio y la protección de las autoridades públicas y el Banco Central Europeo.

El gasto público podría restringirse dramáticamente sólo mediante el recorte del Estado del Bienestar político-empresarial (plan PIVE, rescates bancarios y de autopistas, subvenciones a compañías eléctricas, automovilísticas o mineras, gasto político derivado de la gestión estatal de la educación y la sanidad, etc.). El mutualismo no exige mineros subvencionados sino mineros propietarios de las minas; no quiere funcionarios de la educación sino profesores cooperativistas; no necesita de repartos de trabajo planificados por el Estado sino de la máxima libertad sin privilegios para acabar con el paro y garantizar al trabajo su justa recompensa. El comunismo es el ideal del pasado; el mutualismo, del futuro.

Related Posts

26 Responses to El ascenso de la izquierda autoritaria: una perspectiva mutualista

  1. Alberto García says:

    Pues igual un diálogo para hablar sobre economía de autónomos, cooperativas y mutualización de servicios con esta gente podía estar bien a ver que aires tienen. Porque aunque sean estatistas para algunas cosas no quiere decir que luego por otra parte no puedan estar a favor de la mutualización o cooperativización de servicios o la eliminación de trabas a los autónomos y el fin de privilegios a las empresas oligopólicas. Por ejemplo han defendido el CSOA La Madreña de Oviedo y algo así no deja de ser una iniciativa que tiene mucho de mutualista.

    http://www.elcomercio.es/20140526/asturias/oviedo/integrantes-candidatura-podemos-contra-201405261325.html

  2. Victor L. says:

    Sí, es cierto. De hecho explícitamente hablan de promover las cooperativas de crédito y cuestiones similares. Pero cuidado con ellos: como en Venezuela, pretenden combinar experiencias “autogestionarias” con un fuerte control estatal, impuestos altos y nacionalizaciones. En un contexto así, mutualizar y cooperativizar serían términos sin significado.
    Personalmente creo que Podemos es, junto con la clase dominante, nuestro principal enemigo hoy. Si se da la improbable situación de que lleguen al poder, su programa sólo puede acabar en paro, escasez y una centralización del Estado creciente.
    El mutualismo tiene potencial para ser un populismo libertario que plante la batalla a Podemos. Tenemos la obligación de intentarlo.

    Un saludo Alberto.

  3. Alberto García says:

    Precisamente por eso decía lo de a ver que aires tienen. No estaría mal hacer que se planteen el pensar que al dar mucho peso regulatorio al Estado lo más fácil es crear un monstruo que acabe en lo que tú dices, y que viesen que es mejor establecer estructuras de contrapoder autogestionarias, descentralizadas y alternativas al Estado. Además no ya porque se pueda generar en España una izquierda de tipo izquierda bolivariana (que siempre ha tenido un sector crítico en la izquierda libertaria como los de El Libertario, [1] es decir la realidad de esos movimientos no es tampoco la idealización que se tiene desde la izquierda europea de ellos), sino porque los movimientos de masas que confíen demasiado en el Estado pueden ser atractivos para muchos aparte de los izquierdistas y pueden ser infiltrados para provocar que muten hacia otras posiciones.

    [1] http://www.nodo50.org/ellibertario/textos.html

  4. Victor L. says:

    Es una opción a contemplar, ¿crees que deberíamos hacer entrismo?
    Personalmente prefiero el conflicto abierto con la cúpula y los sectores más politizados de Podemos (que al fin y al cabo, son la izquierda autoritaria de toda la vida) mientras peleamos en la calle y en la red por difundir nuestras ideas entre gran parte de sus votantes, que son el público natural del mutualismo. A parte de unas ideas más maduras, nosotros tenemos una ventaja crucial respecto a Podemos: la clase media no tiene nada que temer de nosotros (y sí mucho que ganar con nuestras ideas antifiscales y antiprivilegio), de ellos sí.
    Un saludo.

  5. Alberto García says:

    Tanto como entrismo no sé, pero sí que creo que podría ser bueno que las bases de ese partido supieran de las ideas mutualistas y algún diálogo por Internet o tal con algún sector o círculo de Podemos que se le vea proclive a las cooperativas o algo así, quizás sería una buena idea.

    Lo mejor es esperar a ver como evoluciona este partido y ver si los círculos locales de Podemos van a tener autonomía y protagonismo o van a ser meras comparsas que acompañen las decisiones tomadas por un eventual “petit comité” central.

    Un saludo, Víctor.

  6. Los resultados en las elecciones europeas hay que cogerlos con pinzas porque suelen sobrerrepresentar a los partidos pequeños. La única novedad de Podemos es un líder popular, carismático y guapo; su programa aporta poco a la izquierda de toda la vida (la que está a la izquierda de los socialdemócratas), que raramente ha sido una ideología mayoritaria. Todavía está por ver en qué se queda.
    Desde una perspectiva más amplia, los verdaderos triunfadores de estas elecciones europeas son los partidos de tendencia xenófoba y proteccionista, que también son un peligro a mirar de cerca. Tenemos que tener en cuenta que en la UE se deciden la mayor parte de las leyes españolas.

  7. Miguel says:

    Hola,
    No estoy nada de acuerdo con Victor en hacer de PODEMOS un enemigo. Creo sin duda que deberíamos hacer entrismo en PODEMOS. Dentro de PODEMOS hay un gran sector que (muchos inconscientemente) alaba las ideas mutualistas [1]. El problema principal es que no son conocidas estas ideas y los economistas existentes en PODEMOS son los populares Keinesianos. Sin embargo, creo que existe un sentimiento generalizado de que a la economía de PODEMOS le falta algo de innovador y realista. Podríamos juntarnos y recopilar de entre las filas de PODEMOS un grupo numeroso que pueda hacerse oir y ponga el debate sobre la mesa para cambiar el discurso económico hacia el mutualismo.
    El discurso general del mutualismo va muy bien con la dialéctica de PODEMOS. Es en su seno donde el mutualismo puede hacerse oír mejor que en ningún sitio.

    [1] Discusión en la herramienta de participación por internet de PODEMOS http://www.reddit.com/r/podemos/comments/2b7a70/alternativas_la_empresa_cooperativa/

    • Desde luego es irónico criticar a PODEMOS y a la vez tener simpatía por el 15M, porque PODEMOS es la culminación electoral del trabajo de muchos quincemeros…
      ¿Los economistas de PODEMOS son keynesianos? ¿Tienes alguna fuente que lo confirme?

      • Miguel says:

        La fuente es principalmente lo que dicen. Sus propuestas son invertir desde el estado en general actividad económica. Keynes puro y duro. Estando en círculos de PODEMOS he criticado numerosas veces esta forma de pensar. Pero creo que no entienden o no conocen otra alternativa al neoliberalismo que se quiere imponer. Me ven como a alguien con unas ideas irrealizables.
        Es interesante en la Tuerka, cuando se habla de mujica [1]. En las conclusiones finales se habla de que ven a Mujica no suficientemente revolucionario porque al final sólo plasma políticas de ampliación socialdemocrata (Keines otra vez). Hablan de que les gustaría ir más halla, colectivizar los medios de producción. No obstante no se atreven a poner eso en su programa porque todo el mundo sabe (incluidos ellos) que la economía planificada no funciona.
        En este sentido de verdad creo que están faltos de ideas realmente renovadoras. Creo que si nos metemos podemos darles ideas que pueden ser acogidas.

        [1] https://www.youtube.com/watch?v=IfiWRs5BGX8

        • El keynesianismo recomienda una política de gasto público contracíclica. Esto incluye recortar gastos en periodos de crecimiento económico, lo que no creo que sea del agrado de mucha gente de PODEMOS.

          • Miguel says:

            que si, que todos nos hemos leído a Keynes. Pero esto iba de un análisis sobre PODEMOS.
            Aunque una gran parte de la base de PODEMOS sea marxista (por lo que no abogan por políticas Keynesianas de gasto público sino por la propiedad estatal de los medios de producción), lo cierto es que la gran mayoría y la cúpula han impuesto en el programa de PODEMOS un concepto Keynesiano de política económica como contrapuesta de la política neo-liberal. Estos dos puntos de vista en la economía son los mayoritarios en el mundo actual y los que se intentan pelear por el pastel.
            Por eso creo que sería inteligente por parte de PODEMOS intentar salir de ese tablero y cambiar las reglas del juego apoyando otro tipo de economía.

            PD: si tienes alguna otra corrección destructiva y pedante más me avisas

          • Ok, perdona la corrección y el off-topic.

  8. Victor L. says:

    Hola Miguel,

    Conozco a varios mutualistas que opinan como tú. Mi opinión es que: a) no sería eficaz, dado que los mutualistas no estamos concentrados geográficamente en ninguna región como para influir decisivamente en ningún círculo concreto de PODEMOS; y b) en caso de que lo estuviéramos, de puertas para afuera no seríamos un círculo mutualista sino un círculo de PODEMO, la gente no asociaría nuestra actividad con Tucker y con Carson sino con Pablo Iglesias. En todos los casos me parece que saldría beneficiada la cúpula del partido —que además tiene poder para bloquear alternativas desde la base— y para nosotros sería perder el tiempo cuando no hacerles la cama. Como comentaba con Alberto García, podemos combina propuestas autogestionarias con propuestas centralizadoras muy peligrosas; en un contexto como ese la autogestión está completamente vacía de significado y se convierte en una herramienta de poder. Para mi son tan enemigos como los grandes partidos de la casta: en mi opinión nuestro deber es plantar una alternativa claramente diferenciada, porque buena parte de nuestro público procede precisamente de la gente cansada de la política tradicional que no casa con Podemos.

    @ Alberto Jaura:

    No es irónico: el 15-M era heterogéneo y Podemos es producto de una sola facción dentro del 15-M. Muchos mutualistas estuvimos allí al principio pero nos desmarcamos en vista de la deriva (previsible pero no por ello menos reprobable).

    El programa económico de Podemos es una mezcla incongruente de keynesianismo, marxismo y utopías diversas.

    Un saludo.

    • Miguel says:

      Hola Víctor,
      He estado mucho tiempo en CNT y al final me fui cansado de que vivieran aislados, con miedo a que se perdiera su mensaje. Hechos ellos una secta. Esta es y no otra la razón por la que el mejor sindicato de España es también el más pequeño. Si pones a todos los que no piensan exactamente como tu en contra tuya acabas sólo con muchos enemigos [1].
      Si lográramos ser suficientes, podríamos, incluso desde las redes, imponer un diálogo acerca del programa económico de PODEMOS. Introducir como corriente el mutualismo. Podríamos hacer diálogo de Keines VS Carson
      PODEMOS es un buen partido. Intentan cambiar las cosas de forma democrática. Pero la corriente mutualista es totalmente desconocida. Yo mismo (habiendo pensado de forma mutualista sin saberlo desde hace años) acabo de enterarme de que hay gente que piensa como yo. Que no soy un raro. Es imposible pretender que PODEMOS sea mutualista sin que ellos mismos sepan que existe tal corriente. Creo que ellos mismo andan escasos de ideas para cambiar las cosas. Si vamos desde la crítica constructiva puede que se nos escuche.
      PODEMOS representa el cambio y, si queremos que el cambio sea mutualista, tenemos meternos

      [1] https://www.youtube.com/watch?v=IfiWRs5BGX8 atentos al minuto 1:10

    • Es cierto que los mutualistas están muy dispersos geográficamente. Aparte, no veo cómo tener influencia en PODEMOS sería hacerles la cama. La gente no nos identificaría con Pablo Iglesias porque seríamos una nota discordante, que generaría mucha polémica y publicidad para el mutualismo. Ya me los estoy imaginando: la gente de izquierdas diciendo que somos neoliberales, Willy Toledo diciendo otra vez que PODEMOS es de derechas…
      De hecho casi me está convenciendo Miguel de que hay que hacer entrismo xD

      • Miguel says:

        Yo lo veo clarísimo. Lo he intentado desde dentro del circulo pero claro, al ser uno sólo…
        Hay muchas voces en PODEMOS (y muchas diciendo chorradas) así que siendo uno no se te suele hacer caso. Hay que ser un grupo para ello.

        Lo intentamos? de donde sois?

  9. Martí says:

    ¿Tampoco se pierde nada creando un círculo PODEMOS mutualista no? jaja
    Pero conozco a gente del Partido Pirata y Partido X y creo que fácilmente podrían adoptar el mensaje mutualista y este “nicho de mercado” del espectro político (left-libertarianism) no cubierto. Lo mismo sucede con el radical caucus del P-Lib, evidentemente muy minoritario.
    Incluso la CUP (soy catalán), de tendencia zapatista y la candidatura barcelonina Guanyem de Ada Colau abogan por un municipalismo libertario.
    En definitiva, queda mucho camino por recorrer pero hay opciones reales para instaurar las ideas del left-libertarianism fuera de las redes. Yo últimamente, en sobremesas, rompo bastantes esquemas al hablar de una síntesis entre el libre mercado y la justicia social, criticando a la vez a keynesianos y pseudoliberales, pero esta “terapia de shock” acaba convenciendo.

  10. […] El ascenso de la izquierda autoritaria: una perspectiva mutualista «El mensaje de Pablo Iglesias ha calado en una masa de parados de larga duración, trabajadores precarios y jóvenes emigrantes que perciben de forma nítida la conexión entre nuestra casta político-empresarial y el deterioro de nuestro sistema político y nuestra economía. Perciben, además, que la salida de la crisis puede y debe realizarse conforme a los intereses de la gran mayoría, en lugar de hacerse conforme a los intereses de la clase dominante. Pero todo su análisis está viciado por un error de raíz que Pablo Iglesias y sus acólitos se han encargado de explotar en su camino hacia el poder… Existe, por suerte, un ideal que funde en una misma propuesta revolucionaria los análisis acertados de César Molinas y Daniel Lacalle con las aspiraciones de la calle. Su nombre es el Mutualismo. Suiza, Suecia y Alemania carecen de salarios mínimos, cuentan con leyes laborales mucho menos restrictivas que la española y, sin embargo, sus trabajadores perciben salarios más altos y gozan de condiciones laborales mucho más dignas. Pero la izquierda autoritaria es incapaz de explicar por qué sucede esto. La clave en esta lucha no son las leyes laborales —que con mucha frecuencia se vuelven contra los trabajadores cuando los empresarios deciden no contratar o cerrar sus empresas— sino la correlación de fuerzas entre trabajadores y empresarios. Cuando existe un número creciente de empresarios compitiendo por contratar trabajadores, los salarios aumentan y las condiciones de trabajo mejoran. Muchos emigrantes españoles ya han confirmado esta teoría cuando van a trabajar a países con menos paro, donde cobran más y sus jefes les tratan mejor…» […]

  11. Es una pena que no tengamos un blog crítico sobre economía en España. Creo que es posible que mucha de la fama que tiene Kevin Carson dentro del entorno left-libertarian de su país sea debido a su Vulgar Libertarian Watch.

    La forma de dar a conocer unas ideas a la gente a veces no es de forma directa sino porque llegan a ti porque dices algo que les gusta y les interesa porque te opones a los que a ellos no les gusta, y entonces de paso ya que te han conocido y les has gustado se interesan por otras cosas que dices también.

  12. Sergi says:

    Hola,
    Creo que en Podemos tienes muchas corrientes, unas hablan más y otras menos, personalmente siempre me han tirado bastante las ideas liberal libertarias o libertarianismo, vengo históricamente de ser votante socialdemócrata o de izquierdas y he ido virando poco a poco a este tipo de ideas, lo más parecido en España es el P-Lib, el cual a bastantes amigos míos que sintonizamos similar los hemos visto totalmente desfasados en su forma de presentarse, nos resultan grimosos, no sabemos por que, tienen un aire bastante personalista, parecen más una secta que un partido para gobernar seriamente un país, aparte de que no infunde nada salvo lo comentado antes.
    Para lo mi lo ideal es sin llegar al puro minarquismo, una especie de estado social con una amplia cartera de actitudes e iniciativas libertarianas.

    El caso es que actualmente no hay opción para ello en España, y mi prioridad como ciudadano es sacar la mierda corrupta del estado e intentar llevar lo más lejos posible una honda reforma de instituciones y sistema en dirección democrática, personalmente estoy optando por Podemos como la alternativa única para poder acercarse a ello, incluso con todos los temores que pueda generar la corriente ideológica de sus fundadores, por otro lado parece que Podemos quiere crecer en forma de organismo abierto y con un sistema democrático interno (en sistemaencrisis.es podéis ver cosas de ello)
    Creo que el entrismo es una buena opción, el resto se vera con tiempo en que queda todo, el entorno, el partido, la sociedad local y la global.
    Ey gracias por estar aquí, os voy a revisar en profundidad.

  13. Me gustaría señalar, para que lo tengamos todos en cuenta en el debate, que PODEMOS fue fundada por ciertos grupos del 15M, y que sólo después invitaron a Pablo Iglesias y a Monedero a formar parte. Lo digo porque no se trata de un proyecto personalista como yo mismo pensaba antes, sino de un auténtico movimiento de base, y eso cambia la perspectiva.
    Más información: http://wiki.15m.cc/wiki/Alternativas_desde_Abajo (germen de PODEMOS)
    Un saludo.

  14. Buenos días,

    Excelente artículo. Si buscais un partido que realmente luche contra la agresión estatal y señale acertadamente los privilegios que reparte como problemas de la situación económica y social actual, permitidme presentaros al P-LIB

    http://www.p-lib.es/documentos/

    Y como secretario de organización del mismo os invito a conocerlo y apoyar nuestra lucha en el sucio terreno político (aunque no limitado a este). Estamos abiertos a todas las dudas y preguntas que tengais. Podeis contactar conmigo en

    daniel.martinez@p-lib.es

    Recibid un libertario saludo,

    Daniel Martínez
    Secretario de Organización
    P-LIB

  15. @ Sergi y Daniel:
    Si leéis a Juan Pina, veréis que el P-LIB pretende ser un partido fuertemente ideologizado, sin medias tintas. El objetivo a largo plazo es convertirse en un partido pequeño pero formado por gente de ideas consistentemente liberales. Tiene sentido que tengan ese aire sectario que señala Sergi.
    El P-LIB es interesante por ser el único partido con ideas que podrían llamarse libertarias, pero por su propio concepto es incapaz de movilizar a mucha gente. Lógico, el liberalismo en su formulación actual nunca ha sido una ideología de masas.
    Lo ideal sería un movimiento mutualista, explícitamente de clase trabajadora y capaz de movilizar a mucha gente (y que no sea PODEMOS por supuesto).

  16. Lautaro Raidan says:

    Me gustó mucho el artículo! El fenomeno en si llama mucho la atencion. Aca en Argentina y en gral. America latina el viraje es hacia la derecha. Saludos desde el sur!

  17. AA says:

    Yo creo que la ideología más consistente con el libertarismo de izquierda es el agorismo. Y es el más izquierdista de todos por su radicalidad revolucionaria y su lucha contra cualquier clase de antiprincipios antilibertarios como el minarquismo o el partidismo. Por ello creo que el agorismo está en la extrema izquierda del libertarismo de izquierda. Pienso que el mutualismo debería “contraeconomizarse” o algo parecido para ser consistente, más que entrismo o reformismo.

Leave a Reply to Alberto Jaura Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

« »