Incentivos para trabajar en el comunismo

Nov 22 • Mutualismo • 1693 Views • 3 Comments on Incentivos para trabajar en el comunismo


El argumento más corriente contra el comunismo es que, si todos los individuos recibieran el mismo salario, nadie se esforzaría por hacer bien su trabajo. El comunismo queda invalidado, entonces, por una simple cuestión de naturaleza humana, lo que da pie a los comunistas para contraargumentar que, en una sociedad en la que todos disfrutan de una posición material desahogada, los individuos estarían dispuestos a trabajar por la satisfacción de contribuir al progreso de la comunidad.
Alejado de la contaminación moral del mercado y del dinero, el hombre se tornaría más propenso a servir a los demás.

Bajo esta posición de los comunistas subyace la creencia de que el servicio a la comunidad es una motivación para trabajar más poderosa que el dinero, pero, ¿tiene esto algún fundamento?
Los comunistas consideran que el dinero, bajo la sociedad de mercado, es un fin en sí mismo para los individuos, y que bastará eliminarlo para que fijen su mirada en lo verdaderamente importante: la satisfacción de sus semejantes.

Ahora bien, el dinero es solo una unidad común con la que se pueden satisfacer gran variedad de fines espirituales: así,  muchos individuos trabajan para mantener a su familia y seres queridos, para sufragar sus aficiones, pasiones o vicios; para cuidar de los pobres, inmigrantes, vagabundos, etc.
La razón por la que el mercado es superior al comunismo es, precisamente, que el dinero permite un abanico de motivaciones para trabajar mucho mayor que su competidor directo. Esto significa que en el mercado existen más posibilidades de encontrar gente dispuesta a trabajar que en el comunismo, porque es más probable que sus motivaciones estén contempladas en el sistema.

A pesar de todo, es posible que, mediante la educación y la propaganda, el comunismo convenza a un puñado de personas de que trabajar para el prójimo es más gratificante; pero el hecho de que se requieran tantos esfuerzos para desviar las motivaciones de los individuos prueba que es más eficaz contemplar esas motivaciones, en lugar de corregirlas. El mercado permite trabajar por la amistad, por la comunidad, por los pobres, por los inválidos, por la familia, por las aficiones, por la propia comodidad y un largo etcétera, en cambio, el comunismo solo puede ofrecer la satisfacción de trabajar por el prójimo. El comunismo reduce las motivaciones a una, por lo que su fracaso es una cuestión de probabilidad. [1]

Los vagos y perezosos que previsiblemente surgirían en una sociedad comunista no serían consecuencia de la maldad humana, como supone el imaginario popular, sino de la escasa previsión de un sistema que no toma en cuenta las preferencias y motivaciones de todos los individuos.

———————————————-
[1]: Obviando el debate sobre el cálculo económico racional.

Related Posts

3 Responses to Incentivos para trabajar en el comunismo

  1. The Langlois says:

    Coincido con vos Víctor, en que el principal problema del comunismo está en los incentivos. Y creo que negar la legitimidad de cualquier otra pasión u objetivo individual y reducir las mismas a una sola (como bien señalás) es algo más cercano a la religión que a otra cosa.

  2. wg says:

    Una religión que además hay que avivarla constantemente con el fuego del nacionalismo, el antiamericanismo, las conspiraciones secretas, etc.

  3. me gusta la idea de que ademas de racionalizar, efectivizar y hacer eficiente los recursos y esfuerzos , tambien el mercado pueda hacer todo lo anterior con los incentivos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

« »