Reclamando el lenguaje robado “de mercado”

Oct 18 • Mutualismo • 2703 Views • 13 Comments on Reclamando el lenguaje robado “de mercado”

Este artículo fue publicado originalmente en The School of Cooperative Individualism con la intención de persuadir a los izquierdistas que critican el status quo desde un prisma estatista. Carson refuta tanto el ecoestatismo como el anticorporativismo socialdemócrata y propone soluciones libertarias a las inquietudes de estos activistas, a la par que pretende recuperar el lenguaje de mercado, como reza el título.

Reclamando el lenguaje robado “de mercado”, por Kevin A. Carson

Con frecuencia me encuentro en completo acuerdo con comentaristas de izquierdas en sus quejas sobre los males del capitalismo corporativo, pero es frustrante hasta tirarse de los pelos su incapacidad a la hora de identificar las causas y las soluciones apropiadas contra estos males. Jorge Monbiot es un ejemplo. Su equivocación se resume perfectamente por el subtítulo de su artículo “el desafío moral sin precedentes del cambio climático exige que restrinjamos nuestra libertad de mercado.”

Lamentablemente, su interpretación de lo que es la “libertad de mercado” deja un poco que desear:

Adam Smith sostuvo que la libertad de mercado era deseable por una razón: que mejora las vidas de la gente. Donde él percibió que esta tenía el efecto contrario, pidió su restricción. Escribió que ‘aquellos esfuerzos de la libertad natural de unos individuos, que podrían poner en peligro la seguridad de la sociedad entera, son y deberían ser  reprimidos por las leyes de todos los gobiernos’. Los gobiernos tienen ‘ el deber de proteger, en la medida de lo posible, a cada miembro de la sociedad de la injusticia o la opresión de cualquier otro miembro de la misma’.

Tales advertencias, desde luego, no fueron tomadas en cuenta. Sesenta años más tarde, el poeta John Clare inspeccionó la devastación producida por las nuevas libertades. ‘Así vino el cercamiento (enclosure) [1] – la ruina era su guía / Pero los aplausos de la libertad disfrutaron del espectáculo / Aunque la casita de campo pronto fuera despojada de su comodidad / y prisiones reformatorio fuera levantadas en su lugar. ‘
La errónea identificación de Monbiot del libre mercado con cercamientos y reformatorios, lamentablemente, es repetido demasiado por todo tipo de liberales vulgares para quienes los principios del “libre mercado” consisten sólo en apología corporativa. Los cercamientos estaban, sin embargo, tan lejos de cualquier principio genuino de los mercados libres como pueda imaginarse. Eran un robo perpetrado por el Estado, a causa del cual la población trabajadora fue expulsada de la mayor parte de la tierra arable. Los reformatorios, las prisiones B, como las llama apropiadamente Clare, eran un modo de imponer el trabajo forzado a la población sobrante. Esta población fue impedida de  emigrar a parroquias en las que se demandaba trabajo por las Laws of Settlement (prácticamente un sistema de pasaportes interno). A primera vista, esto podría parecer perjudicial para los  propietarios de las fábricas, que se localizaban principalmente en áreas de trabajo pobres; pero por suerte para ellos, el gobierno llevó una cantidad de esclavos por subastas, transportando niños al por mayor de los reformatorios de las parroquias superpobladas, como el ganado, a las fábricas de los distritos industriales del Norte y el Oeste.

Llamar a esto “libertad de mercado”, término reservado correctamente para los acuerdos voluntarios entre partes libres e iguales, es realmente perverso; aunque comprensible, considerando la clase de apologistas pro-corporaciones y pro-industrias en las que se explota al obrero que normalmente pasan por comentarios “libertarios” hoy en día. Los peores enemigos de los mercados libres genuinos son aquellos que más usan el término.

Uno de los peores efectos de la actual “libertad de mercado” que Monbiot objetos a es la multiplicación, en los años 1990, de emisión de CO2 por parte de vuelos de líneas aéreas por residentes británicos. Monbiot aserta extraordinariamente que “sólo la intervención de gobierno podría poner en su sitio esta situación”. Es notablemente incorrecto, considerando el hecho que la aviación civil es casi completamente una creación del Estado. Los aeropuertos fueron creados con el dinero de contribuyente y el dominio eminente, (y en EEUU, al menos) la infraestructura de control del tráfico aéreo del FAA fue administrada en gran parte con los presupuestos generales en los años 1970. Hasta hoy, el sistema de aviación civil ha necesitado de la autoridad eminente y el dinero del contribuyente, sin esto no habría ningún nuevo aeropuerto. No habría ningún gran avión civil, salvo como herencia de los efectos de la guerra fría.

La industria aeronáutico entró en un espiral con los rojos después de la desmovilización post-WWII, hasta que el programa de bombardero pesado de Truman lo rescataró. Y las carreras de producción de grandes aviones solo no habría sido suficiente para pagar las caras máquinas-herramientas requeridas para producirlos, sin la producción de aviones militares pesados. Entonces debemos añadir a los pecados de perversidad de Monbiot su empleo del término “libertad de mercado” en relación con un efecto del complejo militar industrial.

No es solamente de que seamos libres de matar a otras personas; la libertad de mercado nos impide hacerlo. La economía está tan organizada como para que sea casi imposible hacer lo correcto. Si tu pueblo no tiene servicio de transporte público y no hay ninguna forma segura de desplazarse, todo lo que tienes es libertad para conducir, pero no de elección. Si las grandes superficies han cerrado todas las pequeñas tiendas, tienes que dar tu dinero a una empresa cuyas compras y redes de distribución parece un plan para hacer el máximo impacto ambiental.

Entonces, ¿qué diablos tiene que ver la “libertad de mercado con nuestra economía estatal capitalista? Como cualquiera puede observar, la sobre-dependencia de la economía actual en el transporte y los recursos energéticos es completamente el resultado de las subvenciones estatales al consumo de energía y al transporte, y llamarle un efecto perjudicial de la “libertad de mercado”está fuera de lugar. El monopolio radical del coche, el transporte aéreo, y el transporte a largas distancias es el resultado de las subvenciones al transporte del gobierno. Las subvenciones al transporte tienen como primer efecto aumentar la distancia entre las cosas, y hacer inutilizables las alternativas descentralizadas locales.

“Podemos afrontar el cambio climático sólo con la ayuda de los gobiernos, reprimiendo los excesos de nuestros derechos naturales.”

Esto está, sin duda, tan cerca como le es posible decir a un ser humano de lo exactamente contrario a la verdad –a excepción de, quizá, como hace Monbiot, refiriéndose al Canciller Gordon Brown como “el hombre que mantiene los mercados libes”.
El cambio climático es el resultado directo de las externalidades creadas por el gobierno, con los contribuyentes absorbiendo los gastos de distribución extremamente excesivos de una economía corporativa centralizada. Esta es la función central del gobierno bajo el capitalismo estatal: subvencionar los gastos de explotación de los grandes capitales, de modo que su ineficiencia y el tamaño hinchado sean artificialmente rentables, y sean mantenidos artificialmente competitivos contra las empresas más eficientes ocupadas en la producción descentralizada para los mercados locales.

Entre los apologistas neoliberales del poder corporativo y los apologistas del Estado del Bienestar regulador, consiguieron robar el término “libre mercado” y distorsionar su reconocimiento. Como comentaba Albert Nock hace varias décadas, el “laissez-faire” es un término impostor usurpado cínicamente tanto por los apologistas de las grandes empresas como por los grandes apologistas del gobierno. Está en su común interés fingir que la actual economía corporativa surgió de un mercado libre, y que sólo la intervención del gobierno puede limitar el poder corporativo (cuando en realidad no podría sobrevivir, y no podría existir previamente, sin la intervención gubernamental). Aquellos de nosotros que odiamos el mercantilismo y el privilegio necesitamos tomar de nuevo el término “libre mercado” de estos cerdos, y restaurar el buen sentido revolucionario que tenía antes de que fuera apropiado por los apologistas de la riqueza mal obtenida.

——————————————————————–

[1]: Las enclosures o cercamientos fueron una serie de privatizaciones promovidas por el gobierno británico bajo el nombre de Enclosure Acts (y por muchos otros gobiernos bajo diferentes nombres). Consistían en despojar a los campesinos de sus tierras y venderlas o regalarlas a los grupos privilegiados de nobles o capitalistas [N. T].

Related Posts

13 Responses to Reclamando el lenguaje robado “de mercado”

  1. wg says:

    Cuando Carson escribe este tipo de cosas viola sus propios principios. ¿No había dicho Carson que lo que es de todos cualquiera puede ocuparlo? ¿No había dicho que la propiedad intelectual es inadmisible? Pues bien, las palabras son de todos, cualquiera puede ocuparlas, y nadie tiene patente sobre ninguna. Así que los cerdos corporativistas pueden tomar y usar “libre mercado” como y cuando se les antoje. Faltaba más…

    ***********

    >>restaurar el buen sentido revolucionario que tenía antes de que fuera apropiado por los apologistas de la riqueza mal obtenida.

    Quitarle su tierra a un agricultor que ha quedado inválido, o quitársela a su anciana viuda… ¿eso se llama “riqueza mal obtenida” o se llama “libertad, igualdad, fraternidad”?

    El lenguaje es una herramienta, no una pintura del mundo.

  2. claro wg: pero carson no quiere ejercer derechos sobre el discurso o el concepto de la palabra , quiere devolverle el sentido original, si quieres desvaratar el discurso de carson por incompatibilidad o contradiccion vas por mal camino, el esta apelando retomar su verdadero sentido libertario.

  3. wg says:

    Bueno, ¿y cuál es el sentido original y revolucionario de quitarle su tierra a un agricultor que ha quedado inválido, o quitársela a su anciana viuda?

  4. no lo se , tu hablas de eso , tu debes saber, yo nunca lo mencione….

  5. wg says:

    ¿Así que no sabes? Pues qué curioso mutualista eres. El mutualismo dice que alguien es propietario o posesionario legítimo de su tierra SÓLO SI la trabaja personalmente. Pero ni el agricultor inválido ni su anciana viuda pueden hacerlo. Por tanto, según el mutualismo, no tienen derecho a esa tierra. Y tienen que salir y permitir que otro, el que sí pueda trabajarla personalmente, ocupe esa tierra. Y si no quieren salirse por la buena, habrá que sacarlos a la fuerza. Todo, para que se cumpla la ley mutualista y uno de los principios más sagrados del mutualismo.

    Ahora que ya lo sabes, responde: ¿te parece que eso debe llamarse “libre mercado”?

    pd: Y no me vengas con tus caritas risueñas. Responde a lo que te pregunto.

  6. caritas risueñas? responde a lo que te pregunto? creo que te equivocaste de web este es un portal anarquista, anti autoritario, no tienes poder de exigir nada, baja el tono o abstente de comentarios.

    responde tu ¿que va a hacer el agricultor invalido con la tierra que no puede trabajar¡? acaso morirse de hambre en ella y luego ser enterrado, y la viuda de igual manera…

    Puedes decir que la tierra podria ser vendida, pero quien contaria con eso como recurso si sabe que no puede poseerla mas alla del usufructo? solo la necesedad de un borderline

    yo creo que estas criticando el mutualismo desde un evento aislado, en vez de ubicar tu ejemplo en el contexto de una sociedad mutualistas, el desamparo o abandono que supones solo seria posible en el contexto de una sociedad como la actual.

    en una sociedad mutualista los individuos que se saben no capaces ya de usufructuar los bienes que la comunidad les a permitido temporalmente usar, cederían su paso a quienes si puedan, y ellos realizarían actividades que sus posibilidades si les permita. A esto tienes que añadir, que la gente tendria los recursos para resguardarse de cualquier eventualidad o de la vejez .

    obviamente este resguardo seria a través de instituciones de origen y de caracter mutual.

    saludos cordiales

  7. y por qué no podrían vivir de alquilarla?

  8. tu alquilas las cosas que no son tuyas?
    o estas de acuerdo de vivir del producto del trabajo ajeno? yo no , soy socialista

  9. ademas creo que la gente debe ser y sera responsable de si misma, como buen individualista, cuando el estado desaparesca y la gente retome sus derechos tanto como sus responsabilidades, cargar a los demas mas alla de eventos accidentales de la irresponsabilidad de uno es una injusticia tanto como un robo.

  10. wg says:

    >>baja el tono o abstente de comentarios.

    Resp/ ¿O sea que debí decir “por favor responde”?

    >>responde tu ¿que va a hacer el agricultor invalido con la tierra que no puede trabajar¡? acaso morirse de hambre en ella y luego ser enterrado, y la viuda de igual manera…

    R/ ¿Y te parece bien? ¿Se lo merecen por no haber ahorrado, como dice Víctor? Y si hay niños pequeños ¿tampoco hay nada malo en que se mueran de hambre? —La gente no va a aceptar ese tipo de principios y leyes mutualistas. Cuando los campesinos sepan que bajo las leyes mutualistas perderán su tierra una vez que enfermen o mueran, cuando sepan que su familia tendrá que vivir de la caridad cuando pase eso, NO aceptarán el anarcomutualismo. Antes preferirán el anarcosocialismo o incluso el anarcocapitalismo.

    >>yo creo que estas criticando el mutualismo desde un evento aislado,

    R/ Es muy normal que la gente enferme, quede inválida o enviude. No es un caso aislado. Pasa con frecuencia…

    >>en vez de ubicar tu ejemplo en el contexto de una sociedad mutualistas, el desamparo o abandono que supones solo seria posible en el contexto de una sociedad como la actual.

    R/ No te entiendo. En la sociedad actual el campesino sigue siendo dueño de su tierra aunque enferme, y la familia hereda la tierra cuando muere. Queda menos desamparado que bajo el mutualismo.

    >>A esto tienes que añadir, que la gente tendria los recursos para resguardarse de cualquier eventualidad o de la vejez .

    R/ Eso es sólo una expresión de tus buenos deseos. No veo de dónde lo sacas.

    >>tu alquilas las cosas que no son tuyas?
    o estas de acuerdo de vivir del producto del trabajo ajeno? yo no , soy socialista

    R/ Alquilar algo no es robar. Es vender un servicio. Yo te permito usar mi casa a cambio de una cantidad de dinero. Con ello (a) ya tienes dónde descansar y hacer vida familiar, y (b) tienes la posibilidad de emplear tus recursos en otras cosas que ti son más prioritarias. —¿Cuál robo?

  11. Victor L. says:

    Marco, ya tenemos un debate con WG y Bastiat sobre eso en otro hilo, además de que a él concretamente ya le he contestado varias veces esa misma cuestión, tanto en nuestro foro como en el de alasb.

  12. ok , victor.

    solo quiero decir algo ultimo.
    Una sociedad sana no puede dar las condiciones para que algunos vivan sin trabajar, con la escusa de que unos pocos estan impedidos completamente de hacerlo, si existen seres en esas condiciones hay otras salidas, puede ser la asistencia social que podria ser individual o colectiva, podria ser voluntaria u obligatoria. Pero no debe darse carta libre a los pillos que viven y ademas se enriquecen del trabajo de otros.

    saludos cordiales

  13. Horacio says:

    No seria mejor no usar nunca mas el termino “libre mercado” y llamarlo de otra manera mas amigable, como… mercado de las relaciones voluntarias, mercado libertario o algo mas bonito. La pregunta del millón: como se hace para hablar con un detractor del mercado libre sin tener que dar un discursito previo?

    Me permiten contestarle a wg?

    El caso que planteas no es una cuestión de sistemas. Se resuelve con sentido común, ¿acaso en esta sociedad tan deshumanizada no se comparte, coopera y ayuda a otros? Lo que planteas solo parece un intento de justificar el robo. Y supongo que entiendes perfectamente cuando dice: “riqueza mal obtenida”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

« »