El monopolio del dinero – Traducción de Kevin Carson

Jul 24 • Mutualismo • 1504 Views • No Comments on El monopolio del dinero – Traducción de Kevin Carson

Extraido de Studies on Mutualist Political Economy, Capítulo V, apartado B.

Por Kevin A. Carson.

Image Hosted by ImageShack.us

En todo sistema de explotación de clase, una clase dirigente controla el acceso a los medios  de producción para extraer tributo del trabajo. El monopolio del propietario, que examinamos en la sección anterior, es un ejemplo de este principio. Y hasta el siglo XIX, el monopolio de la tierra fue probablemente la forma más importante de privilegio por el cual forzaron al trabajo a aceptar un salario menor que su producto. Pero en el capitalismo industrial, probablemente, la importancia del latifundismo fue sobrepasada en importancia por el monopolio del dinero. Bajo esta última forma de privilegio, el otorgamiento de licencias a los bancos por el Estado, las exigencias de capitalización, y otras barreras de entrada al mercado permiten a los bancos cargar un precio de monopolio sobre las tasas de interés de los préstamos de forma usuraria. Así, se restringe el acceso del trabajo al capital, y este es forzado a rendir un tributo en forma de tasas de interés artificialmente altas.

Los anarquistas individualistas como William Greene (58) y Benjamin Tucker vieron en el monopolio del dinero un punto central en el sistema capitalista de privilegios. Como Tucker advierte, el banco capitalista, está asegurado a la hora de un préstamo, porque de hecho no presta nada. El banquero “invierte poco o nada de su propio capital, y por lo tanto, no presta ninguno a sus clientes, desde el valor que ellos le proporcionan constituye el capital con el que funciona… “(59) Lo que el banquero  hace en realidad es realizan el simple servicio de garantizar que la propiedad del “prestatario” esté disponible en forma líquida. Y como consecuencia de las leyes del Estado, que restringen el funcionamiento de este “servicio” a aquellos con bastante capital disponible para superar sus exigencias de capitalización, los banqueros pueden cobrar un precio de usura por ello.

El proceso de obtener una carta bancaria del gobierno, federal o estatal, fue descrito por Karl Hess y David Morris en  Neighboorhood Power:

“Primero, uno consigue un certificado que le permite recaudar capital para el banco y resume cuáles son las condiciones que debe reunir para recibir una carta. En el segundo paso recibe la carta después de haber superado las condiciones. Estas condiciones son numerosas, pero la más importante es que se necesita una cantidad determinada de capital en depósito en un período específico de tiempo. Para conseguir el permiso de recaudar el capital, un equipo del gobierno debe comprobar que existe alguna razón para tener otro banco, y que este podría cumplir una función necesaria, así como que tendría posibilidades viables de continuidad”.

En un mercado bancario genuinamente libre, cualquier agrupación voluntaria de individuos podría formar un banco cooperativo y emitir billetes de banco mutuos contra cualquier forma de fianza que ellos escojan, aceptando estas notas para convertirse en socio. Tucker y Greene por lo general consideraban la tierra como la forma más probable de fianza, pero en una ocasión Greene especuló que un banco mutuo podría decidir respaldar como fianza no solo la propiedad vendible, sino “la garantía de entrega de la producción futura. ” 61 Pero suponiendo que el banco mutuo se limite a prestar el dinero de sus miembros, no habría, en sentido estricto, ” ningún préstamo en todo “:

El supuesto prestatario simplemente cambiaría la cara de su propio título para hacerlo reconocible por el mundo en general, y no tendría otro costo que el mero coste de la transacción. Es decir, el hombre que tiene  capital o buen crédito, debería ir a un banco… y procurarse una cierta cantidad de sus apuntes por el proceso ordinario de hipotecar la propiedad o conseguir respaldada la comercial descontada, sólo cambiaría su propio crédito personal… para el crédito bancario conocido y admisible para la entrega de productos en todas partes del Estado, o de la nación, o quizás del mundo. Y por esta ventaja el banco le cobraría sólo el coste del trabajo de su servicio en la transacción del cambio de créditos, en lugar de cobrarle las tarifas ruinosas de descuento por las cuales, bajo el presente sistema de monopolio, estos bancos privilegiados cobran tributo a los productores de la propiedad no privilegiada de la casa en casa. 62

La propiedad sería poseída por la clase obrera liberada gracias a la movilización por medio del capital, y si los productores pudieran organizar su propio crédito sin obstáculos, los recursos a su disposición serían enormes. Como Alexander Cairncross observó, “el trabajador americano tiene en a disposición más existencias de capital en casa que en la fábrica donde es empleado… “63

El abundante crédito barato cambiaría drásticamente el equilibrio de poder entre el capital y el trabajo, y las rentas del trabajo reemplazarían a las rentas del capital como la forma dominante de actividad económica. Según Robinson,

En el tipo de interés de monopolio sobre el dinero que nos es impuesto por la ley, está basado el sistema entero de interés del capital, que impregna todo el negocio moderno.
Con la banca libre, el interés sobre las obligaciones de todas las clases y los dividendos sobre el stock caería al precio de interés mínimo bancario. El alquiler de las viviendas… caería al precio del coste de mantenimiento y reemplazo.
Toda la parte del producto del trabajo que ahora es apropiado por el interés pertenecería al productor. El capital, sin embargo…definido como un ingreso que produce recursos, prácticamente dejaría de existir, por la simple razón de que si el dinero, con el cual se compra el capital, podría ser obtenido por la mitad de un uno por ciento, el capital en sí mismo no podría establecer un precio más alto. 64

Y el resultado sería una posición negociadora drásticamente mejorada para los arrendatarios y trabajadores frente a los propietarios de la tierra y el capital. Según Gary Elkin, el anarquismo de libre mercado de Tucker tuvo ciertas implicaciones inherentemente socialistas libertarias:

Es importante señalar que debido a la intención de Tucker de aumentar el poder negociador de los trabajadores a través del acceso al crédito mutuo, su supuesto anarquismo individualista es no sólo compatible con el control de los trabajadores, sino que de hecho lo promovería. Ya que si el acceso al crédito mutuo debía aumentar el poder negociador de los trabajadores al grado que Tucker lo demandó, ellos entonces serían capaces de (1) pedir y conseguir la democracia del puesto de trabajo, (y 2) reunir su compra de crédito y poseer las empresas en conjunto. 65

Considerando mejorada posición negociadora del trabajador, “la capacidad de los capitalistas de extraer la plusvalía del trabajo de los empleados sería eliminada o al menos enormemente reducida.” 66 Como la recompensa del trabajo se acercaría a su producto completo, las ganancias del capital bajarían a causa de la competencia de mercado, y el valor de las acciones por consiguiente caería a plomo, el trabajador se haría de facto el codueño de su puesto de trabajo, incluso si la empresa permaneciera formalmente poseída por los accionistas.

Las tasas de interés cerca de cero aumentarían la independencia del trabajo en todos los tipos de caminos interesantes. En primer lugar, alguien que ahora tiene una hipoteca de veinte años al 8 %, sin usura, podría pagarla en diez años. La mayoría de la gente a los 30 años tendría su propia casa, de forma barata y clara. Entre esto y la inexistencia de altos tipos de interés en la deuda de tarjetas de crédito, dos de las mayores fuentes de preocupación para apropiarse del trabajo de alguien en cualquier coste desaparecerían. Además, muchos trabajadores tendrían grandes ahorros (“el dinero va al diablo”). Muchos trabajadores se retirarían a los cuarenta o cincuenta años, reducirían su trabajo a media jornada, o emprenderían negocios; con los empleos compitiendo por los empleados, el efecto sobre el poder negociador sería revolucionario.

Bajo el capitalismo industrial, Tucker sostenía que el monopolio del dinero reforzó el monopolio de la tierra y el capital. El alquiler de parcelas, como tal, dependió principalmente de la asignación de títulos de tierra a propietarios ausentes. La disponibilidad de toda la tierra libre susceptible de ocupación provocaría que la renta de la tierra, como tal, cayera a cero por la competencia. Pero en zonas muy urbanizadas, el valor de las mejoras y los edificios pesaría más que la parcela en sí misma. Y la disponibilidad de crédito sin interés, de la misma manera gracias a la competencia, haría que el alquiler de casas cayera hasta cero. Nadie pagaría alquiler por una casa cuando él puede conseguir el dinero suficiente, sin interés, para construir una él mismo. Y del mismo modo, nadie aceptaría mucho menos que el producto de su trabajo por emplearse en el medio de producción, cuando él y sus compañeros de trabajo podrían conseguir  capital sin interés para comprar el suyo propio. “En esta situación, ” como Gary Elkin escribió, “sería absurdo que los trabajadores pagaran a alguien (p. ej. un capitalista) por el empleo de los instrumentos y equipos de trabajo más de lo que equivale a su depreciación y a los costes de mantenimiento más los impuestos (si los hay) y las ventajas que implica su utilización.” 67
Además de todo esto, los sistemas de banca central hacen un favor adicional a los intereses del capital. Ante todo, una exigencia principal de los capitalistas financieros es que se debe evitar la inflación, para permitir rendimientos predecibles en las inversiones. Este es, aparentemente, el objetivo principal de la Reserva Federal y otros bancos centrales. Pero al menos tan importante como este es el papel de los bancos centrales en la promoción de lo que ellos consideran un nivel “natural” de paro – hasta los años 1990, alrededor del seis por ciento. La razón es que cuando el paro desciende por debajo de esa cifra, el trabajo se hace cada vez más exigente y exige mejor paga, mejores condiciones de trabajo y más autonomía. Los trabajadores no están tan dispuestos a aguantar la mierda del jefe cuando saben que pueden encontrar un trabajo tan bueno como ese al día siguiente.

Por otra parte, no hay nada más efectivo para conseguir una opinión como el conocimiento de que la gente está obligada a aceptar tu empleo.

“La prosperidad” de Clinton es una aparente excepción a este principio. Como el paro amenazó con caer por debajo de la señal del cuatro por ciento, una minoría de la Reserva Federal estaba deseosa por elevar los tipos de interés y salir de la presión “inflacionista” lanzando unos cuantos millones de trabajadores a la calle. Pero como declaró Greenspan ante el Comité de Banca del Senado, la situación era única. Considerando el grado de inseguridad del trabajo en la economía de alta tecnología, existía un “retraimiento típico sobre el aumento de la recompensa”. En 1996, aun con el mercado de trabajo ocupado, el 46% de los trabajadores de grandes corporaciones temían ser despedidos- en comparación con solo el 25% de 1991, cuando el paro era mucho mayor.

La reticencia de los trabajadores a dejar sus empleos para buscar otros, se demuestra, mejor que por el nivel de empleo, por la tendencia hacia contratos sindicales más largos. Durante muchas décadas, los contratos pocas veces excedían de tres años. Hoy uno puede ver contratos de cinco –e incluso seis- años, que se caracterizan comúnmente por un énfasis sobre la seguridad en el puesto, lo que implica aumentos de salario solo modestos. El bajo nivel de paro de años recientes da testimonio del asunto de la seguridad de mantener el empleo. 68

Así, la buena voluntad de los trabajadores durante el “boom” de Clinton para negociar aumentos menores de salarios en pos de la mayor seguridad del puesto de trabajo parece estar razonablemente bien documentada. Para los patrones, la economía de alta tecnología es lo segundo mejor que les puede pasar, después del alto paro para mantener nuestra sumisión. “La lucha contra la inflación” se traduce en la práctica en la inseguridad creciente de los puestos de trabajo y en la menor capacidad de los trabajadores para protestar o buscar nuevos empleos.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

« »