Construyendo el camino hacia la anarquía

Jan 10 • Mutualismo • 3951 Views • 12 Comments on Construyendo el camino hacia la anarquía

Muchas veces se nos critica a los anarquistas al decir que no tenemos ni idea de como conseguir la anarquía. Que sí, que nuestras ideas son muy bonitas y todo eso pero que no tienen aplicación práctica porque el ser humano no es un buen salvaje sino que el hombre es un lobo para el hombre. O si no que enfrentarse al Estado es una locura y más si además no queremos tener un ejército jerárquico y disciplinario que luche por nuestra causa. O si no que a través de la educación y la persuasión no vamos a conseguir nada, que es mejor votar a un partido para que haga reformas en las leyes. En fin, que somos totalmente utópicos y que nuestras ideas no tienen ningún sentido práctico en la realidad.

Pero leyendo las conclusiones de David de Ugarte sobre los nuevos movimientos políticos me ha recordado por qué creo que el cooperativismo puede llevarnos a conseguir la anarquía. Dice David que las nuevas ideologías surgidas de la lógica de las redes distribuidas son:

Comunidades que no aspiran a «tomar el poder» ni tienen por objetivo principal cambiar leyes o crear instituciones internacionales, sino experimentar sus propios modelos de desarrollo económico y relación con el medio.

Me recuerdan las palabras de David al dicho de “construir la nueva sociedad en la cáscara de la vieja” que era la actitud de los primeros socialistas frente a la erótica de la revolución o la lucha política parlamentaria de los que vinieron después.

En el siglo XIX, los movimientos sociales empezaron así, Fourier proponiendo los falansterios, Robert Owen con su Nueva Harmonía, a nivel teórico Proudhon y su mutualismo, y claro también los pioneros del cooperativismo de Rochdale. Pero luego se pasó enseguida a sentir el gusto por los procesos revolucionarios, como si fuera el ranksimo de aquella época. Marx tildó de utópico a todo aquello de Fourier y Owen, de pequeño burgués a lo de Proudhon y de científico a lo que tenía que venir con él. Y entonces ¡todos a amar la Revolución del proletariado! Hasta los anarquistas abandonaron sus primeras tesis evolucionarias y pro mercado y se hicieron revolucionarios y contrarios a la economía de mercado. Se abandonó la cultura emprendedora y creativa en favor de la actitud contestataria, del enfrentamiento, del visualizar delante un enemigo del proletariado al que derrotar, la colusión del Capital y el Estado. La conclusión es que no se consiguió derrotarlo casi en ningún sitio y donde se hizo pues… reinaron unos soviets que pronto dejaron de serlo y al final no trajeron ni la tan anhelada libertad ni la tan deseada igualdad.

Creo que la única salida que nos queda es la apuntada por David, por decirlo de alguna manera se trata ahora de buscar la forma de hacer que el mundo evolucione hacia algo mejor y no destruirlo para hacer otro. Exactamente lo que querían los primeros socialistas, esos que Marx llamaba los socialistas utópicos. Fourier, Owen, Proudhon… ¡dónde estaríamos ahora si se les hubiera hecho más caso!

Hoy creo que la gente está harta de “la Revolución” con mayúscula y tiene más sentido pensar en “la revolución” con minúscula. El futuro es lo evolucionario, lo constructivo, el buscar el propio espacio, el emanciparse de esa colusión de Estado y Capital a través de las cooperativas, de la economía P2P, de los grupos de afinidad y de las filés. Empezar a andar el camino hacia la anarquía, construyéndolo a cada paso. Así hasta que un día las viejas estructuras se vuelvan obsoletas porque ya todos estén emancipados y desaparezcan, terminándose entonces de construir y de andar ese camino hacia la anarquía.

Related Posts

12 Responses to Construyendo el camino hacia la anarquía

  1. XXI says:

    El régimen está estructurado para perpetuarse. “Evolucionario” usted cree en algún determinismo. Usted cree en que la historia este escrita? Por favor

    La REVOLUCION HAY QUE HACERLA. Hay que rebelarnos individualmente contra la sociedad y a su vez rebelarnos de forma colectiva.

    Nuestra meta es luchar desde dentro de la sociedad y no aisladamente. Los ejemplos de democracia semi directa y estructuras relativamente horizontales son ejemplos de que no hablamos una locura. Pero ninguna forma de vida alternativa lleva en sí misma la revolución.
    Yo quiero la revolución y prohibírmela es incitarme hacerla.

    http://www.portaloaca.com/pensamiento-libertario/1075-el-progreso-y-los-anarquistas.html

  2. XXI says:

    Aislandonos y siendo apologistas de un mercado q no existe y que dentro de nuestra sociedad dificilmente puede existir no se llega a ningun lado. Facilmente el movimiento cooperativista puede ser absorbido por el estado/capitalismo.

    El mutualismo en si mismo se ha estrellado con sus propias fallas de comprension levantandose como “nueva” religion en donde Dios es el “libre mercado”. Necesitamos querer comprender la sociedad.

  3. XXI says:

    El mutualismo sera una forma de organizacion que puedo consentir. Pero no es un fin en si mismo, ademas ha obviando muchas cuestiones lo unico nuevo que descubrio fue que bajo el capitalismo/estado el libre … intercambio es un chiste.

    Pero no deja acusar de prejuicios a los que no pensamos como ellos, cuando los PREjuicios los tienen ellos.

  4. XXI lo que digo es que no le veo mucho sentido a la revolución en plan de armar una muy gorda como cuando los franceses tomaron la Bastilla. Que confío más en lograr la emancipación de personas a través de la economía social, por ejemplo.

    Eso tampoco quita que pueda haber alguna crisis en algún país que alguien aproveche para hacer alguna pequeña revolución, como cuando cayeron los regímenes comunistas de Estado de los países de la Europa del Este. Pero sin mucho enfrentamiento bélico y esas cosas porque hoy en día no se puede enfrentar uno así como así a los ejércitos modernos.

    Pero en términos generales confío más en una vía evolucionaria que revolucionaria. Tampoco es extraño, los anarquistas mutualistas siempre han desconfiado un poco de las revoluciones. No es algo nuevo que debiera extrañarte.

  5. XXI says:

    Las personas, o no están familiarizadas con su historia,
    o todavía no han aprendido que la revolución es el pensamiento
    convertido en acción. Emma Goldman

    Deja explicarme mejor. Yo entiendo que las propuestas anarquistas No se podrán el día después de la “revolución social”. Para mí eso es confundir la insurrección, la revuelta, el acto violento con la revolución social que debería entenderse siempre como constante. Porque sabemos que las estructuras jerárquicas y autoritarias pueden volverse a levantar en cualquier momento.

    No entiendo la dicotomía entre evolucionarios y revolucionarios. Porque cuando uno está convencido de que esta sociedad debe ser trasformada uno se compromete con su formación y transformación individual. Uno empieza a rebelarse contra la sociedad y contra uno mismo en base al pensamiento y la acción. Y esto te conduce a trastocar la sociedad (desde las relaciones más cotidianas empiezas hacer obra libertaria). Y Comienzas a tratar de vivir la anarquía aquí y ahora dentro de lo posible.

    No veo en qué punto esto es antagónico con crear espacios dentro de la misma sociedad que nos permitan cuestionar el estatus quo. Ni tampoco veo en qué punto esto entra en conflicto con quienes “quieren la revolución” (que sería en sí, con quienes queremos la insurrección). Porque en sí, la revolución social nunca ha sido un golpe de estado, ni una simple conspiración militar. Esto es solo parte de un todo. Peligrosa por demás para la misma revolución social, pero no deja de ser una condición impuesta por la misma sociedad estatal y capitalista.

    Mi punto se basa en que el régimen no va caer por buena fe. El régimen (estado/capitalismo) está para quedarse y no existe ningún determinismo, ni ninguna ley natural que diga lo contrario. La historia no está escrita, la historia la hacemos nosotros. Solo veo en la voluntad y la moral, como las únicas fuerzas motrices que podrían cambiar esta realidad . Pero aquí y ahora. Es decir debemos tratar de hacer revolución social todos los días. Desde lo más cotidiano a lo más trascendental.

    Por otro lado, los ejemplos de organizaciones horizontales y prácticas de democracia semi directa, son eso mismo, ejemplos. Pero como se puede experimentar las cooperativas pueden quedar absorbidas por el régimen. Incluso la lucha anarquista no tan solo comprende la parte económica, esto solo es parte de un todo.

    Evolucionaria suena como a sentarse a esperar un milagro.

    Y Revolución Social se confunde con insurrección.

  6. La revolución, entendida como levantamiento violento de las masas capaz de derrocar un gobierno, es improbable hoy día en los países del Primer Mundo. Sólo se da bajo circunstancias excepcionales (países ex-soviéticos, Yugoslavia) o en otros países (como la reciente rebelión en Túnez, los disturbios en Tailandia o los de Irán de 2009). Si algún día se dan las circunstancias para una revolución, seguramente la apoyaría, pero hay día no parece posible. La mayoría de la población no está tan motivada políticamente. Es la revolución la que se ha vendido al sistema.

    Además, la Historia muestra que ninguna revolución ha logrado sus objetivos (¡menos aún si eran objetivos anarquistas!). La revolución me sirve de poco si va a instaurar un nuevo gobierno ‘revolucionario’.

    La anarquía se puede construir aquí y ahora, sin tener que buscar la confrontación violenta con un sistema frente al que, de entrada, tenemos las de perder. La construcción de ‘espacios’ (bancos o seguros mutuales, coops. de consumo, de trabajo, etc) libera a los individuos de la dependencia del sistema, los emancipa económicamente.

    Dos siglos de literatura y de ‘lucha’ anarquista no han servido para establecer la anarquía, pero en una cooperativa por lo menos sé que unas cuantas personas ya no tendrán que subordinarse al jefe, o al banquero, al rentista, al burócrata, al policía, etc.

    En realidad, tu idea de revolución se parece bastante a esto, ya que hablas de revolución ‘aquí y ahora’ y ‘todos los días’. ¿A qué te refieres exactamente? Puede que estemos hablando de lo mismo.

  7. XXI says:

    -Los “anarquistas” de “libre mercado” estaran espectacularizados?

    -El mercado es Dios con todas las contestaciones, no quieren renuciar a tener todas las respuestas. (Es que si se produce para el beneficio del o de los capitalistas, se diluye la utilidad del producto. No hay coherencia economica. Nos hacemos esclavos del mercado.

    -La gestion de los medios de produccion por parte de los trabajadores ya no es un fin en si mismo. No todas las empresas producen cosas verdaderamente utiles para la comunidad. Se produce para el consumo, pero para el consumo desmedido y sin sentido. Lo verdaderamente util es duradero y esto llevara a la quiebra a los capitalistas.

    -Ejemplos como el de Mondragon son muestra de la degeneracion del proyecto coperativista. Recostados del evolucionismo llegaran a evolucionar en empresas capitalistas mucho mas explotadoras que las regulares.

    http://www.pracownik.net.pl/go_slow_strike_against_mondragon_capitalists_at_fagormastercook

  8. XXI says:

    Por otro lado, afirmar que debemos recapacitar y renuciar a rebelarnos porque ninguna revolucion ha triunfado es una tamana estupidez…

  9. No solemos porner por aquí al grupo Mondragón como “ejemplo a seguir de forma literal” ni como “la panacea” ni “el camino definitivo”. Se suele citar por ser el grupo de cooperativas más grande del mundo, y también se pueden mencionar algunas empresas o entidades del mismo para poner algún ejemplo concreto de que cierta cosa se puede hacer independientemente de una empresa capitalista o el Estado (caso de Lagun Aro con la previsión social o Caja Laboral con los préstamos, p. ej.), pero es evidente que el modelo del grupo Mondragón no es exactamente lo que describían los autores mutualistas.

  10. -La competencia reduce el beneficio del capitalista hasta que sólo queda el fruto del trabajo, que va a manos de los trabajadores. Difícilmente se puede producir entonces para el beneficio de los capitalistas, y más aún si son los trabajadores los propietarios de los medios de producción.
    Y, por cierto, yo no he usado la palabra ‘mercado’ en mi contestación. Generalmente en este blog ‘mercado’ no significa más que ‘espacio de intercambio y asociación voluntarias’, por tanto, no es más que un sinónimo de ‘anarquía’.

    -Si la gente quiere consumir de manera desmedida y sin sentido, adelante, cada uno es libre de seguir sus propias inclinaciones. La libertad de otras personas incluye la libertad de ser un consumista. [Aunque he de decir que sí hay un problema asociado al consumo excesivo, que es el agotamiento de recursos.]
    De todas formas, vivimos en una economía centralizada y oligopólica que tiende a la superproducción, al gasto y a la obsolencia programada. Esto debería cambiar en la anarquía.

    -Respecto a Mondragón, lo que ha dicho Al García.

    -Creo que he sido bastante claro. Si se hace la revolución, viva la revolución. Pero, mientras tanto, ¿para qué esperar la revolución, con paciencia cristiana, cuando puedo liberarme aquí y ahora (con mucho esfuerzo, claro)?
    A ésto se le pueden añadir argumentos utilitarios como por ejemplo: no conviene buscar la confrontación, mejor persuadir que usar la violencia, etc.
    Lo dicho: construir una sociedad nueva en la cáscara de la vieja.

  11. […] puede transformar la sociedad empezando desde el propio entorno, construyendo asociaciones que avancen el tipo de sociedad que se promulga y que permanezcan al margen de los estados, en […]

  12. […] puede transformar la sociedad empezando desde el propio entorno,construyendo asociaciones que avancen el tipo de sociedad que se promulga y que permanezcan al margen de los estados, en […]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

« »